Charly Sinewan | “Asia” Asia
1211
post-template-default,single,single-post,postid-1211,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

“Asia” Asia

“Asia” Asia

Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo anterior

En  Pamukkale, Turquía, en una habitación de hotel.

Sobre las doce de la mañana llegamos a Pamukkale, sabiendo que nos separábamos…

Tras la visita de UPS salí literalmente corriendo al taller Honda, cuanto antes llegara el kit de arrastre antes estaría la moto. La moto ya estaba en el taller para no perder el turno.

Un par de días antes, acompañado por Benjamín, nos acercamos a ese mismo taller que parecía la mejor opción para el arreglo, más cara seguro pero donde mejor conocerían la moto.

A nuestra llegada un ejército de mecánicos uniformados salieron y rodearon la moto . Varios comentarios en búlgaro hasta que uno de ellos, amparado en el gesto interrogante de todos, preguntó:

– Qué moto es?
– Varadero (en voz alta)
– Ahhhhhh (al unísono)
– Me quedo mucho más tranquilo… (para mí)

Teníamos una opción “b”, un señor de cierta edad que cuando llegamos andaba en la ardua tarea de cambiar una batería a un scooter en su taller todo exterior. Aunque tenía un pequeño chamizo de unos 10 metros cuadrados, prefería trabajar al aire libre.

No nos dio mucha confianza, así que reculamos

El jueves a las once la moto estaba lista. Mientras pagaba un mecánico se acercó y me explicó que tenía el nivel de aceite bajo. Rellenamos aceite y líquido refrigerante.

Después de despedirme del bueno de Ben, al que estoy enormemente agradecido, salí de Sofía. Cielo gris, lloviendo y con bastante retraso. A algo menos de 150 km está Plovdiv, antiquísima ciudad que durante siglos fue romana. Ben vivió allí una época y me había recomendado parar al menos a comer algo y conocerla. Y eso hice.

Al bajarme de la moto estaba sudando, quizá me abrigué demasiado y aunque llovía, no hacía demasiado frio. A los cincos minutos de quitarme todo me entró frío. Me volví a abrigar y calor.

Empecé a obsesionarme con una dudosa botella de agua de la que venía bebiendo todo el camino. Intentaba recordar el “clack” al abrirla y dudaba de su rotundidad. Siguió la obsesión y empecé a imaginarme toda la noche viajando al cuarto de baño de un hotel chungo, sudando y con escalofríos.

Decidí entonces pasar la noche en Plovdiv y buscar un buen hotel, lo que me llevó más de media hora dando vueltas por el centro de la ciudad .El casco antiguo está en una colina, sus estrechas y muy empedradas calles suben y bajan con una inclinación considerable. Creo que los romanos, antes de conseguir su famosa calzada, hicieron pruebas. En Plovdiv probaron hacerla con cantos rodados traídos de río. Piedras grandes, desiguales, redondas y pulidas, muy pulidas.

Los 270 kg de varadero, unido a los 70 kg de equipaje, unido a mi 1,70 justito, unido a que estaba cansado y unido a que estuve más de 30 minutos buscando hotel por el entramado romano, con varias calles sin salida, dieron a los habitantes de Plovdiv un espectáculo inusual. Verme maniobrar generó creo que mucha expectación.

Los niños dejaron de decir su habitual “Papá, mira que moto más grande!”, para decir “Papá, mira que señor tan torpe!”.

Tras ese buen rato buscando el hotel de mi vida, al final, encontré uno que desde luego no lo era y me quedé.

La ducha ahogó la obsesión y encontrándome muy bien salí de nuevo a ejercer de turista nocturno, un placer la verdad.

PLOVDIV

El viernes era el día en que saldría de la UE y de Europa después. Días antes, cenando con en casa de Ben en Sofía, la ruta volvió a cambiar gracias al destino. Éste quiso que bajara Eli, la vecina de arriba, muy agradable, profesora de inglés y Turca desde que nació. Yo aporté lo que pude comprando una botella de vino.

El resto lo puso google y una larga conversación en la que Eli fue convenciéndome poco a poco de que entrara en Turquía por el sur y viera algunos de los lugares históricos que allí se encuentran. Ante su insistencia y las imágenes que me iba mostrando, me volví a dejar llevar por el viaje y cambié de planes.

Cuando me quedaban 13 km para salir de Bulgaria y de la UE, a lo lejos vi primero una mano en alto, después un brazo, después un uniforme,  y finalmente un policía con cara de pocos amigos. En Bulgaria, al igual que en Marruecos por cierto, apenas hay radares fijos. A cambio la policía tiene un maléfico “juguetito” con aspecto de cámara de vídeo antigua, que te enfoca en la distancia marcando la velocidad que llevas.

107 Km/h entrando en zona urbana, 60 km/h límite correctamente señalizado.

Como en cualquier sitio del mundo, poli bueno y poli malo. Un clásico.

El poli malo es el que manejaba el “juguetito” y el que me para. Me habla y no le entiendo, lógico. Al darse cuenta me invita a adelantarme hacia su compañero que habla inglés.

Lo primero que hace el segundo es dar dos golpes al bidón de gasolina.

– “Clin” “Clin” Vacío?

– No, lo llevo a medías

– De dónde eres?

– Español

– Español? Ahhhh….

A partir de ese momento su gesto cambió a mejor. Gracias Laporta! Gracias Florentino!

– A dónde se dirige?

– Nepal

– Nepal????

– Por dónde? Qué países pasa?

– Turquía, Irán, Pakistán e India.

– Iraq?

i">i">- No no

– Ah!

Se pone serio

– Circulaba usted a 107 en un lugar de límite 60.

– Ya lo siento…, no vi el cartel…

– Eso son 150 euros de multa y 2 meses sin licencia en toda la UE.

– Ya lo siento…

– Le quedan 13 km para salir de la UE, debe usted circular despacio.

– Ya lo siento…

En un búlgaro que por primera y última vez entendí perfectamente, explicó al poli malo que los habitantes del país donde juega Messi y Cristiano Ronaldo, no pagan. O algo parecido.

Y me dejaron ir…

Ufffffff!!!

13 km después, a una media de 60 Km/h, llegué a Turquía. Enseñé los papeles hasta en cinco diferentes controles, pagué 15 euros de visado y entré.

Lo primero que me encontré fue una enorme bandera turca, la primera de infinitas porque Turquía está llena de ellas por todos los sitios.

Lo segundo una Mezquita.

Lo tercero una gasolinera, cosa que agradecí primero, para después maldecir mi falta de previsión ante algo que ya sabía. La gasolina cuesta un 60% más en Turquía que en Bulgaria o en España.

Lo cuarto fue algo que aunque también sabía, no dejó de sorprenderme. Todo el personal turco presente en la gasolinera salió a saludarme, a preguntarme de dónde era, a alegrarse de mi nacionalidad y a finalmente, mapa en suelo, indicarme cuál era la mejor ruta posible.

– In turkey, no problem! no problem!

Atardeciendo recorrí mis primeros km en Turquía con una sonrisa enorme que llenaba todo el casco. A los pocos km de autovía giré 90º al sur y me dirigí a Canakkale, lugar previsto para dormir previo barco que me sacaría de Europa.

A falta de 50 km un cartel enorme de “Ferry” me hizo salir de la carretera antes de lo previsto, y fue simplemente falta de eso, de previsión, porque crucé el estrecho que separa Europa de Asía por el lugar equivocado. Nada trascendental, media hora más o algo así.

Tarde y cansado llegué a Canakkale donde cené, dormí y poco más.

El sábado el destino, muy cansino por cierto, volvió a querer un poco de protagonismo en el viaje. Una bmw 1150 RT y una GS 1200, con dos moteros búlgaros, salían de Canakkale a la misma hora que yo.

Nos miramos, nos saludamos efusivamente, “dónde vais”, “a Troya”, “yo también”, “vamos juntos”, “vale”, “run run” y a Troya…

Ángelo, de 43 años, casado y sin hijos, con cara de niño e interiorista. Diyan, 38 años, casado con dos hijos, controlador aéreo y muy buena persona, excelente. Ambos viajaban sin rumbo fijo pero más o menos en la misma dirección que yo, todo fluyó y sin apenas hablar de ello, decidimos seguir juntos.

AMIGOS

El viaje cambió, por dos días tuve que cambiar el chip y pensar en grupo. A cambio volvieron las sonrisas cómplices después de tramos memorables costeando Turquía por el Mar Egeo.

Recorrimos juntos unos 850 km, el primer día de Canakkale a Izmir. Juntos experimentamos el surtido de asfaltos turcos. Liso, Brillante, resbaladizo, parcheado, ondulado, tipo lija, perfecto y gravilla. Además combinables entre sí, por ejemplo ondulado, brillante y parcheado. En algunos tramos incluso el carril derecho es brillante y resbaladizo y el izquierdo es ondulado y lija, debes elegir entre jugarte la vida o jugarte media rueda y amortiguador.

Intercalamos moto y turisteo, Troya, Assos, Efeso y finalmente Pamukkale. EFESO2

Pasamos muy buenos ratos juntos hasta que esta mañana nos separamos. De nuevo solo, me dediqué a descansar de moto y visitar con tranquilidad Pamukkale, un espectáculo natural que mejor que explicar, mostrar con fotos.

PAMUKKALE2

Mañana salgo a Kapadoccia, de nuevo en solitario y feliz…

 

 Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo siguiente

13 Comments
  • Jano
    Posted at 07:12h, 22 septiembre Responder

    El cansino destino y cómo combinar varios asfaltos entre sí… Todo lo que voy leyendo al menos indica que estás disfrutando como un enano, salvo cuando haces de -hombre tan torpe-.. y es que mover la Varadero cuesta hasta con metro noventa, te lo aseguro 🙂

    Sigue así y haciendonos soñar con tu relato.

    Muy buen viaje, salud y kilómetros!

  • Vicente
    Posted at 08:58h, 22 septiembre Responder

    Nos das una alegria,Kit de transmision de paquete,esperemos que hasta el final del viaje….pero que en un servicio honda no conozcan una Varadero aunque le falten las pegatinas….esos chavales necesitan unas clases..Ja ja.
    Es una pena que no te parara la guardia civil, para hacerte la preguntita,(con la ilusion que te hacia)pero estaba claro que en un viaje asi de largo, era cuestion de tiempo…menos mal que se tiraron el rollo…
    Se te ve feliz, no hay mas que verte la cara en la foto con tus nuevos compis de las BMW, les crujirias claro, lo doy por hecho (en el buen sentido)a pesar de la variada combinacion de asfaltos…
    Es cojonudo que vayas encontrando buena gente por el camino…por suerte queda mucha todavia por el mundo.
    En cuanto a los males de tripa no te preocupes que seguro que en Asia, tienes mas papeletas,asi que ojito….
    Los videos en las maletas estan super conseguidos,se ven de puta madre ,nada de vibraciones o muy pocas, ya me contaras cual fue la solucion definitiva….
    Como dice nuestro amigo Toñin, ENJOY….te seguimos y tambien

  • Yo También Lo Haré
    Posted at 09:55h, 22 septiembre Responder

    Hola, Sinewan!

    Sólo quiero que sepas que te sigo. El próximo año me toca a mi (ya he comprado una Transalp que estoy modificando) y es muy emocionante leer lo que le pasa a un loco como yo y anticipar sensaciones y sentimientos.

    Gracias por compartirlo y adelante, siempre adelante!!!!

  • webrian
    Posted at 17:21h, 22 septiembre Responder

    joder Carlitos!! estás ya en los confines de nuestra civilización mientrás todo transcurre con normalidad en Caracas.
    Parece muy interesante la Turquía profunda esa en la que te adentras.. Enoorme y seguro que con una naturaleza muy especial y sin malear.
    Sigue contándonos! y Avisa antes de meterte en el territorio comanche por si hay que irte a buscar en un F18

    un abrazo enorme,

    Javier

  • Ricardo
    Posted at 18:30h, 22 septiembre Responder

    Bueno, pues ya me quedo tranquilo con la cadena, esperemos que para muchas millas. Sigue asi campeon, tus relatos del viaje hacen que nos sintamos casi casi en el asiento trasero de tu Varadero compartiendo aventuras. Suerte en Asia y cuidadito con lo que bebes a partir de ahora.

  • Flamauder
    Posted at 22:39h, 22 septiembre Responder

    Me alegro de saber por donde andas y como estas…Seguiremos pendientes de tu viaje. Cuídate.
    Un Saludo.

  • Ezequiel
    Posted at 08:40h, 23 septiembre Responder

    Me alegro mucho (y más me tranquiliza) que hayas cambiado el kit de transmisión. Ya puedes (y podemos) estar tranquilos hasta el final del viaje. Por las dudas de que el lubricador no funcione correctamente tómate el trabajo de engrasar, de cuando en cuando, tú mismo la cadena. Si no tienes un aerosol, consíguete aceite de viscosidad SAE 90, suele venir en sachets de 200 cm3. Le cortas un extremo chiquito en una esquina y te sirve como gotero. Aprovechas una parada y le tiras lo mejor que puedes sobre los retenes – 0 ring – junta tórica (como quieras llamarlo, es esa gomita negra que se ve entre los eslabones). Si no puedes parar la moto sobre el caballete central, engrasa lo que puedas, y en la próxima parada haces lo mismo. Luego, con el mechero que te recomendé que lleves, derrites un poquito la esquina cortada del sachet, lo presionas firmemente con los dedos y ya está cerrado otra vez.
    Ten cuidado con lo que bebas en Asia, especialmente con el agua y las resacas.
    Mi mujer y yo disfrutamos mucho con tu blog, trata de escribir más seguido.

  • Francis
    Posted at 09:35h, 23 septiembre Responder

    SinEwan, es magnífico el viaje, y sobre todo que lo cuentes en directo a través de la web. Nos hace viajar a los moteros que también tenemos la ilusión de poder cumplir algún día con ese sueño de viajar por el mundo en moto. He visto de un tirón los 6 o 7 capítulos de Ewan McGregor, y tenia una envidia…, pero estaba todo muy programado y con la tranquilidad de llevar tanto otro compañero como el vehículo de asistencia. Lo tuyo es pura aventura. No obstante, me asusta un poco lo de ir por países nada recomendables sin las garantías aseguradas sobre temas médicos. Bueno, no pasara nada, seguro. Animo desde Canarias

  • ruthy
    Posted at 12:47h, 23 septiembre Responder

    Cariiiiiii!!!!!!!! madre mia es maravilloso todo……ya veo que estas bien…yo mi viaje ahi está,ya entregé la carta de excedencia asi que el 29 de nov es el ultimo dia que trabajo en corte….tengo que empezar ya….supongo que lo conseguire aunque no todo el mundo cree en mi pero estoy segura de que saldra bien…te echo mucho de menos hay muchas veces que me gustaria hablar contigo…..Hoy iba a cenar con Heidy pero ota cenita…..bueno amore que te quiero no lo olvides

  • Rafalote
    Posted at 23:18h, 23 septiembre Responder

    Si te sirve, a mí me cuesta trabajo mover hasta la Pegaso con la misma estatura que tú, o sea que la Varadero me lo imagino. La ruta a la Capadocia supongo que te aburrirá (pasarás por Konya) porque es llano y para nada revirado, pero cuando llegues allí te encantará.
    Sigue contando el viaje, que está bastante interesante.
    Mucha suerte y Vs

  • Rafalote
    Posted at 23:24h, 23 septiembre Responder

    Se me olvidaba: si luego te llega una multa a casa por el incidente en Bulgaria, presenta las estadísticas del viaje, que oye, a lo mejor con un poco de Photoshop cuela ;).

  • Ben
    Posted at 01:12h, 24 septiembre Responder

    Mucho animo. Carlos adelante!

  • SINEWAN | El Forastero — El mundo en moto Sinewan
    Posted at 12:29h, 28 marzo Responder

    […] Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo anterior […]

Post A Comment