Charly Sinewan | Burocracia
599
post-template-default,single,single-post,postid-599,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Burocracia

Burocracia

Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo anterior
 
(En Madrid, desde casa)

Esta mañana terminé con todo el papeleo, tengo todos los visados, permisos, seguros y papeles que necesito. Ha sido otra especie de viaje.

Transferencia de la moto.

Nos presentamos en la Jefatura Provincial de Tráfico de Alcorcón a las nueve de la mañana y comenzamos la maravillosa odisea burocrática de hacer una transferencia sin gestoría. Esperando colas, discutiendo con vigilantes jurados, esperando más colas, pagando impuestos, esperando otras colas y pagando tasas, así pasamos la mañana hasta que cerca de las dos la moto ya estaba a mi nombre.

Pagué al vendedor, un fuerte apretón de manos y una cosa hecha.

Un par de días después, en la misma oficina, saqué el permiso internacional de conducir, “la carta verde”, trámite de 10 euros y una hora.

Carnet de Passages

Nunca antes supe de la existencia de este documento. Ahora ha pasado a ser parte de mi vida.

Primero tuve que pedir un aval por 1.800 euros, un tercio del valor de la moto. Notario de turno, sorprendentemente no me hizo esperar, y listo.

Luego tuve que ir al Race con el aval. El carnet es un permiso de exportación temporal, si no tienes sellada la salida del vehículo de algún país, éste puede reclamar al Race, en este caso, por el importe avalado.

Ahora soy fan del Race.

Se suponía que tardarían tres días mínimo en darme el carnet pero en uno lo tuvieron. Cierto es que soy muy cansino e insistí con todo mi repertorio.

Además aseguré la moto con ellos y me consiguieron el mejor precio claramente.

Visado de Pakistán

Conseguir el visado para Pakistán fue bastante fácil, hubo que pagar 48 euros por la urgencia pero poco más. Me tuve que sentar con dos señores paquistanís entrañables. La primera reacción fue de sorpresa ante un chico con barba que les pide un visado sin billete de avión por medio.

– ¿Y cuántos vais?

Pues yo solo…

Cara de incredulidad y por un momento dudó.

(Silencio incómodo)

Aunque él no me lo pidió, se me ocurrió sacar el carnet de passage, algo tiene ese documento de magia que mi interlocutor quedó prendado de su primera página naranja y de la cantidad de hojas que lleva grapadas. Las tocaba, las miraba, faltó que las oliera. Al rato de verlo detenidamente , yo pensando que estaba comprobando su autenticidad, me preguntó.

– ¿Qué es esto?

Aunque hubiera reído en ese momento, me limité a contestar que era para que te sellaran al entrar y salir del país con la moto.

A partir de ese momento todo fue más fácil, terminamos en una larga conversación con mapa sobre su mesa en la que me aconsejaron por donde sí y por donde no debía pasar. En especial el primer tramo me recomendaron no hacerlo solo, hasta Quetta. Me sugirieron que esperara a que pasara gente en convoy o que tomara un tren que hace ese tramo y en el que puedo meter la moto.

Me interesé por su país y me dieron mapas de las ciudades por las que pasaré, me sentí viajando un poco ya.

Visado de India

Salí feliz de la embajada de Pakistán y crecido entré en la oficina de visados de la embajada de india, que la tienen separada de la embajada en sí.

A la chica española que me atendió le sonó a chino más que indio lo de ir desde aquí en moto, así que me pasó con su jefe directamente. Me tocó esperar un poco y desde las sillas de espera observé que dar visados a la india es muy parecido a transferir un vehículo en Tráfico. Te dan un número, te hacen esperar, te piden todo, lo grapan, y sin casi mirarte a los ojos dan al botón de próximo turno. Luego a esperar cinco días.

El jefe de la oficina es indio, se sienta a unos 70 cm de su mesa porque una curva enorme le impide acercarse más. Te habla con un español- indú despótico. Después de explicarle mi entrada por Pakistán en moto llamó a la embajada y no sé qué hablaron porque todavía no entiendo indio.

– Te podemos tramitar el visado pero en la frontera es posible que no te dejen entrar.

– ¿Cómo? ¿Por qué?

– Porque si.

– Ah

– Trae el pasaporte, tres fotos y la reservas de avión.

– ¿Avión? Pero si voy en…

– Ah! es verdad, pues consigue como sea unas reservas de avión y…

– Pero si voy en moto, ¿no hay una forma normal de hacer esto?

Vuelve a llamar y me vuelvo a no enterar de nada

– Bueno, trae lo que sea y veremos qué pasa.

Al final no pasó nada, entregué todo tan normal y a la semana tuve mi visado.

Visado de Irán

En la embajada de Irán se masca tensión. Dos Guardias Civiles custodian la puerta. Tres iranís custodian la entrada interior desde una garita.

Cuando entras hay una sala de espera frente a un cristal tipo banco, con una pequeña abertura en el inferior para pasar documentos. Si quieres preguntar algo tienes que bajar la cabeza dejando tu cuerpo en una posición humillante. El chico que te atiende deber ser una bellísima persona por la sonrisa que maneja, lástima que no hable ni español ni inglés.

Entregas todo el lunes y pasas a recogerlo el viernes, mientras esperas escuchas historias de negaciones de visados porque sí.

Con toda esa tensión esperé y me dieron mi visado, había leído que a veces lo negaban y preferí pedir uno de tránsito que sólo me vale para siete días. Me hubiera gustado tener más tiempo pero una negación me hubiera roto el esquema.

Visado de Nepal

La embajada está en un tercer piso, reformado como piso, en un edificio residencial. Llamé al timbre, me abrió una chica española que me pasó al salón donde tenía una mesa. Me pidió 55 euros, rellenó el visado, lo pegó al pasaporte y muy educadamente me acompañó a la puerta. El trámite tardo unos seis minutos y medio.

Todavía no he conseguido resolver el enigma de por qué unos tardan una semana y otros seis minutos y medio. Pero bueno…

Ya tengo todos!!!

 

Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo siguiente

2 Comments

Post A Comment