Charly Sinewan | Fin
1924
post-template-default,single,single-post,postid-1924,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Fin

Fin

Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo anterior

En Madrid, en casa, trasnochando.

La hospitalidad catalana me despidió en una rotonda que me dejaba en la A-2, dirección Zaragoza y ya sin riesgo de pérdida porque para una ruta tan fácil no llevaba gps.

De repente entendí todo, había abandonado la moto en Barcelona cuatro meses conscientemente. Aunque siempre parecía no encontrar el momento de ir a recogerla, o siempre pasaba algo que me lo impedía, aunque todas las excusas para no ir a por ella parecían lógicas, realmente todo era mentira.

Necesitaba estar asentado de nuevo en la vida cotidiana para hacerlo, de no haber sido así creo que nunca hubiera encontrado la A-2, habría girado al norte y me hubiera vuelto a saltar los Pirineos para escapar no sé dónde, pero muy lejos.

Lo supe a los cinco segundos de estar de nuevo solo, dentro del casco, y sintiendo la libertad que todos los que viajamos en estos trastos conocemos. Como por arte de magia los mofletes crecieron y me oprimieron la cara contra el interior del casco. Volvía a sonreír como nunca dejé de hacerlo durante ocho meses. De nuevo estaba viajando, aunque fuera en dirección a casa.

Paré en una gasolinera sin obligación de repostar, quería comprar algo de bebida y disfrutar de un pequeño avituallamiento que no necesitaba pero deseaba. Estaba feliz.

A diferencia de la moto que llevaba cabreada desde que llegué, no me  había perdonado el abandono de estos meses.

Al llegar a 2tmoto Barcelona la batería había muerto, estaba sulfatada y ni con un buen rato de pinzas cargaba. Mis ángeles de la guarda me llevaron a comprar una nueva.

A media mañana salimos por fin de la tienda para dirigirnos a una ansiada comida y siesta, pero antes de llegar a la gasolinera, la niña se paró, no quedaba ni una gota. Mis ángeles de la guarda me trajeron medio litro y pudimos continuar.

Y ahora, a menos de cincuenta kilómetros de Zaragoza, con la noche cerrada y los ojos amagando lo mismo, paré por segunda vez en busca de una coca cola que me reanimara para el último tramo del día. Reduje varias marchas y cuando quise buscar la palanca para meter punto muerto, ésta no estaba. Miré al suelo y la vi colgando. Afortunadamente el tornillo no se había caído y por suerte estaba en una gasolinera con buena iluminación.

Aparqué paralelo a la cristalera donde un aparentemente malhumorado trabajador nocturno despachaba la noche, sin clientes en ese momento.

Con una chocolatina y una coca cola llegué sonriente al mostrador.

– Buenas noches, tengo una pequeña avería y me dispongo a arreglarla ahí fuera. ¿Tiene usted unos guantes de plástico? No querría llegar con las manos negras a Zaragoza.

– Sí tenga, pero no creo que aguanten mucho.

– Gracias

Devoré el chocolate, tragué el líquido, me tiré al suelo, y empecé a manipular el asunto. Imposible, los guantes del calor ya se habían roto, y sin subir el caballete parecía difícil. Volví a entrar y de nuevo me encontré con el señor y su mal humor.

– Disculpe, me deja un par de guantes más.

– Sí, tenga.

– No sería usted tan amable de ayudarme a poner el caballete central, solo no puedo.

Sin mostrar aprobación gestual alguna, ni entusiasmo claro, decidió acompañarme en el total de los silencios.

– Sí que es grande sí!.

– Ya ve, uno solo es imposible, al menos de mi tamaño.

Un esfuerzo conjunto, la moto arriba, y el hombre por fin sonrió satisfecho mientras giraba dirección a sus obligaciones.

Sin mucha maña conseguí arreglar la palanca, tiré los guantes, pasé al baño a lavarme, y al salir me despedí agradecido del buen hombre de mal gesto.

– Gracias

– De nada, buen viaje! – sonriendo-

Todo es más fácil con una sonrisa, especialmente cuando es sincera. A mi viajar en moto me dota de una enorme, por eso supongo que las cosas me salen bien. Por eso supongo que la gente termina cambiando el gesto.

Y por eso supongo, el lunes por la tarde llegué sin problemas a Madrid, catorce meses después de aquel 30 de Agosto que partí dirección Australia cargado de bultos y de miedos. Muchos de los bultos, y casi todos los miedos, se fueron perdiendo por el camino, la próxima vez  seguro que viajaré más ligero. Aunque sea de nuevo con mi pesada moto, algo de lo que no me arrepiento.

Fin

Pd. Si he escrito este relato es porque esta tarde he leído uno que me ha inspirado. Se llama “un hombre bueno” y lo ha escrito un buen amigo.

 

Siguiente viaje

15 Comments
  • Ezequiel
    Posted at 21:48h, 05 noviembre Responder

    Creo que ya lo dije una vez, hay un probervio que dice «lleva poco equipaje, llegarás lejos». Ir en moto es ir vulnerable, la carrocería eres tú, y no hay mucho sitio para llevar trastos. Se siente el impulso del viento, el aroma de los campos y la agresividad del sol. Así que mas vale ser valiente, o mejor quedarse en casa.
    Pero esa vulnerabilidad se compensa de alguna forma. Al no estar «enlatado» muchas personas empatizan con el piloto: «el tío va solo por el mundo, prácticamente desprotejido, merece nuestra cordialidad» Eso es lo bueno de las dos ruedas. La gente te ve de otra forma, más cercana a lo que verdaderamente eres, y suele darte lo mejor de sí. ESE equipaje, que no pesa ni ocupa lugar, es el que llevas el resto de tu vida.

  • Jaime
    Posted at 13:26h, 11 noviembre Responder

    Hola Charly, gracias por compartir tus aventuras han sido muy entretenidas, nada que envidiar a McGregor y Boorman (a ver si juntas todo el material disponible, y con tu propia voz narras y editas tu propio DVD!). Me gustaría pedirte si en el resumen final se pueden aportar datos económicos como el gasto total y desgrasado (según se pueda). Ya se que es un tanto indiscreto hablar de dinero pero me causa gran interés (y no debo ser el único).

    La pela es la pela.

    Saludos para todos.

    Jaime desde Barcelona.

  • Jaime
    Posted at 13:30h, 11 noviembre Responder

    Quería decir “desglosado” no “desgrasado” en mi anterior comentario (puto autocorrrector del openoffice)

  • Ulisses Coruña
    Posted at 18:57h, 14 noviembre Responder

    Charly no se como me enteré de tu viaje y en silencio seguí el blog y aún hoy cuando mi hijo duerme y mi esposa descansa me siento en el ordenador visto tu blog y el de otros viajeros en moto. Un día nos das una sorpresa y retomas el viaje donde lo dejaste…. ejemm tb lo tendría que haber hecho yo ¡No bajarme de la moto! y ahora duerme arrinconada en una esquina del garaje… me pasa lo mismo, todas son escusas para no ponerla en marcha… Un abrazo compañero si decides partir que sepas que te seguimos.

  • javier
    Posted at 19:59h, 15 noviembre Responder

    alo carlos portal… soy Javi (RECIO)…
    ENHORABUENA lo primero por el viaje y por lo ke en el aprendiste… envidia de la buena….
    gracias…leeré bien todo pues algo parecido kiero hacer en furgoneta y kon mis 2 perros…
    un abrazo tio… PASALO BIEN

  • Pelurri
    Posted at 13:46h, 17 noviembre Responder

    Bueno pues enhorabuena, eres la envidia de muchos. Me quedé entusiasmado cuando descubrí tu blogs. y me lo chupé entero en nada de tiempo, creia que ya te habias olvidado de terminarlo con el diario. Lo dicho te felicito por la gran aventura que te has marcado. Espero que en las proximas nos tengas igual de entretenidos. Para los que no podemos nos haces soñar.

    Un saludo desde el sur.

    PD: Si vas a africa pasando por Algeciras o Tarifa quizas nos conozcamos.

  • paratito
    Posted at 16:47h, 22 noviembre Responder

    Que puedo decirte, que siento no poder haber estado en yuncos escuchando tus andaduras y haberte acribillado a preguntas.
    Espero poder seguir leyendo de tus proximos viajes.
    Un abrazo compañero.

  • Esteban . Misiones
    Posted at 22:14h, 01 diciembre Responder

    Hola Charly , despues de ingresar durante varios meses y no ver el final , estuve dos meses sin ingresar a la pagina y recien hoy lei ¨El regreso … y Fin¨.Sinceramente , estuve preocupado por vos y por Black Pearl , primero me alegra que todo este bien y segundo me parecio excelente la descripcion de las sensaciones que tuviste al regresar y me pone muy contento que dentro de poco tiempo hagas el viaje de Africa con Black Pearl.
    Siempre fue una buena compania para mi los relatos de tu viaje , que como vos sabes te segui desde un principio.
    Sigue en pie mi oferta , que si vienes para el ¨fin del mundo ¨, tienes un motociclista para visitar y ofrecerte lo que necesites ( seguramente algunos km juntos vamos a hacer )
    Muchas gracias por dejar bien alto el espiritu motociclista y el orgullo de serlo. Espero tus relatos del nuevo viaje y un abrazo motocilista para vos y para Black Pearl.
    Esteban , Misiones y su tambien Varadero.

  • otro Miguelín
    Posted at 21:28h, 07 diciembre Responder

    Por fin!!!
    La verdad es que ya no sabia que pensar….este tipo ha desaparecido engullido por la muchedumbre!!….o al Charly se le han cruzado los cables y no sale ni a la calle…..pero por fin escucho (leo) tu último relato.
    La verdad es que ya hacia varios meses que ni miraba tu página pensando lo que ya he dicho. Pero me alegro un montón que ya estés

  • AGUILECHU
    Posted at 00:15h, 28 diciembre Responder

    Enhorabuena!! por cumplir nuestro sueño. Necesitamos mas material, estamos enganchados a la perla negra!

    Jack Sparrow

  • Marie
    Posted at 14:29h, 29 diciembre Responder

    Hacía un par de meses que no entraba en el blog, y hoy que tengo tiempo vuelvo, y sorpresa, hay dos relatos más :-). Entiendo que la vuelta a la realidad haya sido difícil y que costó «terminar» el relato, y me alegro que hayas podido sacar conclusiones de esta tremenda experiencia que compartiste con nosotros. Seguramente encuentres la forma que la rutina y el viajar acaben combinándose para que sean dos realidades que pueden convivir perfectamente…
    Si emprendes otro viaje, espero que lo relatarás también aquí, nosotros aquí estaremos para leerte.
    Buen viaje y feliz año motero! 🙂

  • jorge
    Posted at 23:28h, 23 enero Responder

    Hola Charly,

    Como muchos otros, después de pasar semanas esperando tu último relato CASI había perdido la esperanza de que lo escribieras. Me ha dado un vuelco el corazón cuando he abierto tu web y había noticias! Llego con cierto retraso, pero llego.
    Me ha encantado tu viaje, tus historias, tu web, y tu relato final. Se me han puesto los pelos como escarpias.
    Suerte para el día a día y ánimo para pensar en nuevos proyectos.

    Un saludo desde el cantábrico. Jorge.

  • Iñaki (Castro Urdiales)
    Posted at 13:29h, 14 abril Responder

    Simplemente, 1000 gracias.

    Te he seguido a través de este blog desde que comenzaste tu aventura en agosto de 2009; hasta ahora pasivamente, dejando que tus relatos me hicieran soñar, pero ahora quiero expresar públicamente mi agradecimiento, que supongo es el de otros miles de seguidores anónimos o pasivos como yo.

    Supongo que es parte del comportamiento humano tratar de otorgar cierto contenido a nuestro paso por este mundo, ya sea atesorando experiencias, ya dejando una mínima huella o aporte positivo para los demás. Tú ya lo has hecho, …ambas cosas. Aparte de protagonizar unas vivencias que -estoy seguro- te habrán completado como persona, el hecho de compartirlas con los demás a través de este blog ha permitido que muchos de nosotros despeguemos contigo de nuestra rutina y soñemos que recorremos el mundo a tu lado conociendo otros países, otras culturas, … Y, si bien esto es algo que la gran mayoría nunca llegaremos realmente a hacer, tampoco podremos ya olvidar a un tal Charly con quien -virtualmente- dimos la vuelta al mundo «sin Ewan MacGregor».

    Personalmente, en plena crisis de los 40, tu experiencia y tu manera de compartirla me ha revitalizado de tal manera que no he podido parar hasta poner en marcha algo que se acerque -siquiera de refilón- a tu aventura. En mi caso -aunque soy motero y endurero- me he tenido que conformar con una ruta en Mountain Bike y alforjas de trece días por Marruecos, con acompañante (mi cuñado), pero sin experiencia previa ni asistencias. Hemos recorrido más de 1000 kilómetros totales de desiertos, palmerales y parte de las montañas del Atlas, … te puedes imaginar que ha sido fantástico. También he de reconocer que copié de tí la idea de hacer un blog en directo, e incluso su formato. Y -quizás por ello- ha resultado un auténtico éxito entre el público al que inicialmente iba dirigido, nuestros amigos y familiares. El mérito es en parte tuyo.

    En fin, ya ves que -aunque no te conozca de nada- tengo mucho por agradecerte y he sentido que este era el momento de hacerlo.

    No permitas que la rutina te vuelva gris, muchos te esperamos ávidamente en tu próxima aventura!

    (no es mi intención aprovechar tu blog para hacer publicidad del mío, de modo que deberías borrar todo o parte de este comentario antes de publicarlo pero, si tienes tiempo y algo de interés, puedes echar un vistazo a nuestra mini-aventura en http://www.1000kasbahs.blogspot.com. …como te puedes imaginar, apareces citado.)

  • Iñaki (Castro Urdiales)
    Posted at 20:01h, 14 abril Responder

    Simplemente, 1000 gracias.
    Te he seguido a través de este blog desde que comenzaste tu aventura en agosto de 2009; hasta ahora pasivamente, dejando que tus relatos me hicieran soñar, pero ahora quiero expresar públicamente mi agradecimiento, que supongo es el de otros miles de seguidores anónimos o pasivos como yo.
    Supongo que es parte del comportamiento humano tratar de otorgar cierto contenido a nuestro paso por este mundo, ya sea atesorando experiencias, ya dejando una mínima huella o aporte positivo para los demás. Tú ya lo has hecho, …ambas cosas. Aparte de protagonizar unas vivencias que -estoy seguro- te habrán completado como persona, el hecho de compartirlas con los demás a través de este blog ha permitido que muchos de nosotros despeguemos contigo de nuestra rutina y soñemos que recorremos el mundo a tu lado conociendo otros países, otras culturas, … Y, si bien esto es algo que la gran mayoría nunca llegaremos realmente a hacer, tampoco podremos ya olvidar a un tal Charly con quien -virtualmente- dimos la vuelta al mundo «sin Ewan MacGregor».
    Personalmente, en plena crisis de los 40, tu experiencia y tu manera de compartirla me ha revitalizado de tal manera que no he podido parar hasta poner en marcha algo que se acerque -siquiera de refilón- a tu aventura. En mi caso -aunque soy motero y endurero- me he tenido que conformar con una ruta en Mountain Bike y alforjas de trece días por Marruecos, con acompañante (mi cuñado), pero sin experiencia previa ni asistencias. Hemos recorrido más de 1000 kilómetros totales de desiertos, palmerales y parte de las montañas del Atlas, … te puedes imaginar que ha sido fantástico. También he de reconocer que copié de tí la idea de hacer un blog en directo, e incluso su formato. Y -quizás por ello- ha resultado un auténtico éxito entre el público al que inicialmente iba dirigido, nuestros amigos y familiares. El mérito es en parte tuyo.
    En fin, ya ves que -aunque no te conozca de nada- tengo mucho por agradecerte y he sentido que este era el momento de hacerlo.
    No permitas que la rutina te vuelva gris, muchos te esperamos ávidamente en tu próxima aventura!
    (no es mi intención aprovechar tu blog para hacer publicidad del mío, de modo que deberías borrar todo o parte de este comentario antes de publicarlo pero, si tienes tiempo y algo de interés, puedes echar un vistazo a nuestra mini-aventura en http://www.1000kasbahs.blogspot.com. …como te puedes imaginar, apareces citado.)

    • Charly
      Posted at 20:25h, 14 abril Responder

      la gente que quiere hacer publicidad a través de un blog no suele currarse semejante comentario. además, cualquier link que lleve a un buen blog o página, siempre es bienvenido. y desde luego el tuyo lo es.
      pero en este caso ha sido mucho más que todo eso, ha sido un subidón leer lo que has escrito.
      gracias por decirme que viajaste conmigo, si aspiraba a algo con el blog, realmente era a eso, a transmitir lo que veía para que otros lo vivieran en parte. mil gracias.

      pronto habrá nuevos relatos…

      un abrazo

Post A Comment