Charly Sinewan | El barrio 2.0
7537
post-template-default,single,single-post,postid-7537,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

El barrio 2.0

El barrio 2.0

Suenan las campanas de una iglesia cercana. Por unos segundos tengo la sensación de estar en casa. Tumbado en una hamaca, con el Índico a escasos metros y el ordenador sobre mi tripa, soluciono problemas para poder seguir viaje. Estoy a miles de kilómetros de casa, pero paseando por mi barrio 2.0.

El barrio 2.0

Bacterias y averías

Por mucho que viajo, no dejo de tener claro a donde pertenezco, de donde soy. Las raíces siguen vivas y el sonido de unas campanas, me transporta a casa ipso facto; a La Latina, en Madrid. Sin embargo llevo seis años dando la vuelta al mundo, por etapas, y muchas de las cosas más importantes de mi vida me han sucedido estando en otros lugares.

Por otro lado esos lugares no son más que escenarios y los acontecimientos importantes, generalmente, se recuerdan gracias a las personas que estuvieron en ellos. En todo lo que sucedió estos años hubo amigos, conocidos, o simplemente espontáneos que pasaban por allí. Pero también estuvisteis presentes vosotros, los que me acompañáis desde el otro lado de la pantalla. A través de relatos, vídeos o fotos con pequeños post en redes sociales, lleváis viajando conmigo muchos años. El hilo que se forma tras uno de esos post, no es más que una charla entre un grupo de amigos, comentando lo que acaba de suceder.

Hospital Fort-Dauphin. Barrio 2.0Hace una semana que tuve que acudir a un médico. Una herida se infectó y cuando me quise dar cuenta, todas las picaduras y pequeñas rozaduras del cuerpo empezaron a echar pus. Muy desagradable. Suerte que no soy bueno describiendo. La bacteria se llama estafilococo y he conseguido matarla a base de antibióticos muy fuertes. Descanse en Paz.

La última vez que tomé antibióticos fue en Indonesia, hace cinco años y por una infección muy parecida. En aquel entonces fue un trozo de coral el que me pasó la bacteria. Coincidió aquella infección con la peor avería mecánica de toda la vuelta al mundo. Rompí el basculante en mitad de la selva, a las cuatro de la mañana. Muchas horas después conseguí subir la moto en un pick-up y vivir una de las mejores experiencias del viaje, tanto en Sumbawa, la isla donde sucedió todo, como en la red, donde pedí ayuda y por primera vez fui consciente de la gran comunidad que gira entorno a los viajes en moto.

El guionista es un cachondo y ha querido homenajear el quinto aniversario de aquel maravilloso capítulo, replicándolo, casi exacto.

Hoy estoy en Fort-Dauphin, una pequeña ciudad costera al sureste de Madagascar, esta isla tan maravillosa que me tiene atrapado. Llegué aquí hace unos días, tras diez horas de pista conduciendo escopetado sobre la Hardford 200cc de Gemma Parellada, mi amiga y compañera de viaje en los dos últimos meses. Gemma viajaba tras de mí en un pick-up conducido por un malgache con pocas habilidades. Sobre el pick-up, mal atada y sin embrague, viajaba dando botes mi moto. La avería había surgido treinta y seis horas antes, en el peor sitio posible, a muchos kilómetros de una ciudad.

Hardford 200cc- El barrio 2.0Yo no hablo francés, así que Gemma se encargó de resolver el problema con varias llamadas telefónicas, unos cuantos euros y una buena dosis de paciencia. Acostumbrada a buscar transporte para llegar a zonas conflictivas en África, y sobre todo para salir de allí después, sana y salva, esto fue un juego de niños.

El caso es que después de un viaje muy largo, llegamos sanos y salvos a Fort-Dauphin, tras conducir las últimas tres horas diluviando, por pista y de noche. A ninguno de los dos nos gustó hacerlo, pero ambos preferimos llegar lo antes posible a la ciudad y comenzar a resolver problemas. Gemma tenía que volar de urgencia a Costa de Marfil y yo quería reparar lo antes posible mi avería, porque mi visado caducaba en menos de un mes y estábamos muy lejos del puerto desde donde salir.

Pero, cómo reparar un embrague, sin apenas nociones de mecánica, en un país en el que probablemente no haya recambio y muy lejos de una ciudad importante. Porque en Fort-Dauphin es imposible que hayan visto alguna vez una BMW.

¿Dije imposible?. Bueno, casi imposible.

 

El barrio 2.0

Cuesta muy poco normalizar las rarezas propias. Mi vida, para mí, es normal. Sin embargo a veces soy consciente de que quizá no lo es tanto, especialmente cuando comparto viaje con otra persona que vive ciertas cosas por primera vez. Es el caso de Gemma.

Hace unos días compartíamos mesa en un restaurante, en el que trabajábamos compulsivamente sin apenas consumir. Cada uno andaba sumergido en su pantalla de ordenador hasta que Gemma consiguió sacarme de mi burbuja, a la tercera o cuarta vez que maldijo en voz alta.

–       ¿Qué te pasa?

–       Creo que mi ordenador tiene un virus. Mira.

Efectivamente, unas rayas tipo carta de ajuste ochentera revoloteaban por un lateral de su pantalla.

–       ¿Sabes cómo arreglar esto?

–       Claro.

–       ¿Sí?, ¿cómo?

–       Pon lo que te pasa en Facebook y lo comparto, igual alguien lo sabe.

Gemma me miró raro, pero después de dos meses viajando conmigo, su opinión sobre las redes sociales había cambiado mucho. Así que accedió. A los cinco minutos, Alberto, motero, viajero y buen amigo, contestó:

“He trabajado diez años arreglando Mac, creo que te puedo ayudar”

Un par de horas después, el ordenador de Gemma, periodista freelance que sobrevive con mucho esfuerzo contando con su portátil lo que pasa en África, funcionaba. Y lo mejor es que todos estábamos satisfechos, todo el mundo había ganado. Gemma porque su ordenador funcionaba y podía seguir trabajando. Alberto porque había ayudado a alguien que a su vez, le regalaba a diario fotos y crónicas de un viaje en moto por Madagascar. Y yo mucho, porque después de seis años compartiendo mi vida en internet, comprobaba una vez más que entre todos hemos creado una comunidad de gente que se ayuda; un excelente barrio 2.0 en el que vivir.

SIn embrague. El barrio 2.0

Aprender a pedir ayuda

Una de las cosas que se aprende viajando en una moto que pesa casi 300Kg, atravesando a veces pistas muy jodidas, es a pedir ayuda. Nuestro sistema occidental nos enseña a ser superhéroes, machos alfa que pueden resolver por sí mismos cualquier problema. Mc Giver hizo mucho daño, las cosas como son.

Y está muy bien, si mi moto se queda en el fango y estoy solo, ya buscaré la forma de sacarla con ayuda de mi navaja suiza e ingenio. Pero si pasa un grupo de personas, por qué no dejarse ayudar, por qué no trabajar en equipo. Cierto es que en África mucha gente espera una recompensa cuando echa una mano en una situación de este tipo. Normal, ellos no tienen nada material y yo soy blanco y por tanto rico, porque en términos relativos todo blanco que viaja por África, lo es.

Pero la mayoría de las veces, y esto es lo importante, si no pudiera pagar nada también me ayudarían. De eso puedo dar fe. En África y en cualquier lugar. Hace unos meses viajé de Madrid a Barcelona en moto eléctrica. Cada cien kilómetros necesitaba un enchufe durante tres horas. Cada persona a la que pedí ayuda (todas menos una), dejó lo que estaba haciendo para ayudarme, sin esperar nada a cambio.

Las personas, en general, queremos ayudar a las personas. Eso nos hace sentir bien.

De Hans a Luc

Al llegar a Fort-Dauphin, los vecinos de nuestro barrio 2.0 ya habían comenzado a  trabajar para que pudiera seguir viaje, sin yo saberlo. Pero empecemos por el principio.

Hans es un buen amigo al que siempre siento muy cercano, aunque sólo nos hemos visto en persona un par de veces. Un día supo que venía a Madagascar y decidió invertir unos minutos de su vida en ponerme en contacto con Andrea, un italiano que organiza viajes en moto por el norte de la isla.

Cuando llegué a Madagascar procedente de Tanzania, necesitaba un taller en la capital donde cambiar el amortiguador, así que escribí a Andrea, quien me puso en contacto con Motostore y Moto Tour Madagascar. Desde que entré en la tienda, ellos han sido mi familia motera en Madagascar, mi punto de apoyo para todo lo relacionado con el viaje en moto. Luego he tenido la ayuda de la comunidad española, de Cecilia, Mercedes y sobre todo de mi amigo Manu y Nolween, su novia, que me han acogido en su casa varias veces y enviado dinero cuando estaba en las zonas más aisladas.

Familia motera. El barrio 2.0

 

Pero volvamos a la comunidad motera. Francois Serrano, copropietario de Moto Tour Madagascar, ha seguido nuestro viaje día a día por Facebook. Aunque no habla ni lee castellano, al ver la moto en un pick-up, debió dar al traductor y entendió perfectamente lo que pasaba. Cuando llegué a Fort-Dauphin, ya tenía un mensaje suyo en el buzón:

–       Charly, cuando llegues a Fort Dauphin, contacta con Luc, él es familia motera y aficionado a las BMW. Tiene tres que ha restaurado con sus propias manos. Aunque no es su trabajo, es el mejor mecánico de la ciudad para tu moto.

Efectivamente y como decía antes, nadie había visto una BMW en Fort Dauphin. Realmente habían visto tres, las de Luc, un entrañable personaje que tardó cinco minutos en aparecer cuando le llamé. Él pasó su brazo protector por mi espalda al instante de conocernos, y ya no me soltó. Uno por uno me ha ido solucionando todos y cada uno de los problemas que han surgido, incluyendo la extensión de mi visa, que vuelve a marcar tres meses.

Lo único que no pudo solucionar, fue el arreglo de mi embrague.

El embrague

“No hay repuesto en toda la isla, la única opción es pedir uno a Islas Reunión”

Estas fueron las palabras de Luc, al habla con Francois, a los pocos días de llegar. Gemma ya se había ido así que mis decisiones solo me afectaban a mi.

Los hilos del barrio 2.0 en Facebook echaban humo. Todo el mundo parecía ocupado en ayudar a resolver el tema. Las opciones, una vez sabiendo que no había repuesto, pasaban por hacer una ñapa. Mucha gente había visto un vídeo de Carlos y David (www.lacircunvalación.com), y que al igual que Mc Giver, también han hecho mucho daño. No todos tenemos sus manitas y destreza para hurgar una moto, algunos tenemos zarpas y torpeza. He de agradecer también a David, que le echó un buen rato en pensar cómo solucionar el problema sin recambio.

Arreglar el embrague me venía grande, las cosas como son. Aunque lo cierto es que con la ayuda de Luc me llegué a plantear intentarlo. Pero paralelamente y antes de meterme en el charco, la cosa la estaban solucionando otros vecinos y amigos del barrio 2.0.

Embrague y algo más. El barrio 2.0Muy ocupados en mis problemas estaban desde el principio en Rolen Motor, que aunque me patrocinan y puede parecer que hay detrás un interés publicitario, nada tiene que ver con la realidad. Nuestra relación desde el principio ha sido familiar. Yo te ayudo a que puedas seguir viajando porque me gusta lo que haces, y tú, le das a la gente que te sigue nuestras coordenadas, por si el que quiere comprar una BMW o repararla, prefiere hacerlo a través de la gente que te ayuda. En eso se basa nuestra relación, como con el resto de patrocinadores. Ni me he convertido en un anuncio andante, ni vendo humo, muestro lo que hago con los productos o servicios de los que me ayudan, simplemente. El que valore el esfuerzo de unos y de otros, y el producto o servicio le encaje, que consuma en el barrio 2.0 y no se vaya a una gran superficie.

Después de muchas conversaciones con Ana, copropietaria de Rolen, y con David, excelente mecánico y buen tío, recibí este mensaje:

–       Charly, si te encargas del envío, nosotros te ponemos un embrague nuevo.

El Race no me patrocina aunque creo que debería hacerlo, porque le hago muy buena publicidad desde siempre, desde las primeras crónicas de este blog allá por 2009. Y si lo hago es porque siempre me han tratado de una forma excelente, especialmente sus trabajadores. Tanto es así, que puedo decir que David y sobre todo Gemma, también son vecinos del barrio 2.0.  Y ellos fueron los que me advirtieron algo de lo que no tenía ni idea, que mi seguro del Race me cubre envío de piezas al extranjero hasta un máximo de 50Kg, en caso de avería.

Bingo!

Aprovechando el envío, recurrí al resto de patrocinadores para reponer las cicatrices del último tramo, uno de los más duros que he hecho nunca. Hace unos días que salió de Madrid un paquete dirección Madagascar, con un embrague y algunos juguetes que reponer, de Malévolo, BMW Motorrad y Touratech.

Todos ellos, patrocinadores amigos, reaccionaron al instante para coordinar el envío, con la inestimable ayuda de mi mejor patrocinador, el que más ha aportado siempre en todo esto; mi padre, que una vez más se recorrió medio Madrid para juntar piezas en un mismo paquete.

Transportes solidarios 

Hace un mes que conocí en Tulear a los chicos de Tantaras Film, un grupo de españoles y andorranos haciendo un documental sobre Madagascar. Un día se me iluminó la cara dura y les pregunté si conocían gente que viajara de España a Madagascar o viceversa. Resultó que ambas cosas.

El que venía era Samuel, un chico valenciano que accedió sin conocerme de nada a traerme el Carné de Passage renovado, esencial para que la moto pueda salir de la isla. Aprovechando el envío intenté a última hora que llegará alguna cosa más. Pedí ayuda en Facebook y Jorge del Pozo, amigo y vecino del barrio 2.0, se desvivió para que tanto Gemma como yo recibiéramos alguna cosa que nos urgía.

Yeray, fotógrafo asturiano recientemente premiado como mejor fotógrafo europeo del año, hacía el viaje contrario. Cuando nos conocimos en Tulear pasaba sus últimos días en Madagascar. A él le endiñé un disco duro con medio Tera de brutos, para que Nano y yo nos pongamos a editar los nuevos capítulos. Accedió gustoso y hace unos días llegó a su casa en Asturias.

Jos en Pajares. El barrio 2.0Hace un par de días puse una nueva alarma en esta especie de tablón de anuncios que es mi muro de Facebook. Rápido surgieron varias ofertas para que ese disco llegara desde Asturias a Madrid. El resultado final es que ayer domingo, mi amigo Jos, arrancó su moto en Asturias con un frío del carajo y unas horas después, se encontró a mitad de camino con otro gran amigo, Toni, que había salido por la mañana de Madrid.

Ellos no se conocían pero ambos son vecinos del barrio 2.0, desde hace tiempo. Jos le entregó el disco duro a Toni que horas después, lo dejó en casa de Nano, en el barrio de las delicias, en Madrid.

Jos y Toni. El barrio 2.0

Ya sé que el mundo es un lugar en el que se comenten muchas atrocidades y que el ser humano tiene una parte muy oscura. Ya sé que África es un continente donde hay miseria, desigualdad e injusticia. Ya sé que nuestros políticos europeos y latinoamericanos son corruptos. Ya sé que el dinero y el poder pervierten a mucha gente.

Lo sé, y es esencial que los periodistas lo denuncien en los medios.

Pero el mundo también es otra cosa. África también es lo que cuentan mis relatos y mis vídeos, gente que vive sin nada material, pero que se mira a los ojos al cruzarse en un camino y es capaz de quitarse las chanclas para meterse en un charco de fango y ayudar al que quedó atrapado. Nuestras sociedades tienen muchas maulas, pero ayer dos personas hicieron 500 Km con el único fin de ayudar a quien lo necesitaba, sin esperar nada a cambio.

Creo que está bien que hablemos de esto, aunque me haya quedado un ladrillo de relato. Gracias amigos por estar ahí, tenemos un barrio 2.0 fabuloso.

PD. Gracias especiales a los muchos que habéis ayudado estos días y no estáis nombrados.

36 Comments
  • Kerguelen
    Posted at 09:36h, 24 marzo Responder

    Grandioso!! Echo de menos más relatos tuyos!! Y enhorabuena por haber gestionado tan bien el tema del embrague. Flipo!

    • Charly
      Posted at 11:04h, 24 marzo Responder

      Gracias Alex, me encanta escribir pero sos tantas cosas, que no hay tiempo par todo. Recibir mensajes así ayuda a sacar tiempo, las cosas como son. Abrazo

  • Roland
    Posted at 10:38h, 24 marzo Responder

    Mas claro imposible, es verdad que al final siempre hay mas gente buena que mala y eso me recuerda una frase de Bob Marley “La gente que esta tratando de hacer este mundo peor no toman ni un día libre, ¿como podría tomarlo yo? ilumina la oscuridad.” . Tu Charly eres de los que iluminan la oscuridad y es un placer para mi seguirte. Si un dia decides crear tu propia iglesia, secta o lo que sea cuenta conmigo….jajaja

    • Charly
      Posted at 11:04h, 24 marzo Responder

      Jajaja, lo de la secta lo podemos ir moviendo. Jaja,qué gracia me has hecho. Abrazo Roland, gracias por estar ahí siempre.

  • carmen peña
    Posted at 11:02h, 24 marzo Responder

    no digo nada mas amigo ..solo…gracias por ser como eres …como me emociono estas palabras !! uf …biquiños y no cambies ..se tú siempre expresando lo q sientes y como lo sientes ….con total libertad … sin ataduras como tu eres …un Alma libre !!!!

    • Charly
      Posted at 11:46h, 24 marzo Responder

      Gracias amiga!

  • carlos
    Posted at 11:03h, 24 marzo Responder

    Es un honor ser de tu Barrio 2.0. Jeje

    • Charly
      Posted at 11:09h, 24 marzo Responder

      Nuestro barrio Carlos, tú eres el alcalde además

  • Jos
    Posted at 11:22h, 24 marzo Responder

    ¡Qué historia más bonita!.
    Es un orgullo y un placer dar apoyo al Mundo en moto Sinewan.
    Muchas gracias, Charly. Francamente, ¡me has emocionado!.
    Gracias.

    • Charly
      Posted at 11:45h, 24 marzo Responder

      Bueno, es que la historia comienza en mi cabeza gracias a Toni y a ti. Abrazo amigo

  • quique
    Posted at 15:06h, 24 marzo Responder

    Emotiva historia me gusta ver lo que gente sencilla es capaz de hacer por ayudar a un tipo loco a miles de kilometros,MOLA 🙂

  • Quique Cebrian
    Posted at 15:08h, 24 marzo Responder

    Emotiva historia,es genial ver lo que gente sencilla es capaz de hacer por un tipo loco a miles de kilometros.Sigue asi no cambies nunca.

    • Charly
      Posted at 08:26h, 25 marzo Responder

      Un abrazaco de esos, ya sabes. Gracias amigo por escribir.

  • Jorge C Saubidet
    Posted at 19:34h, 24 marzo Responder

    Hola Charly siempre te sigo ,y voy aprendiendo mucho en tu viaje ,también viajo en moto ,no tanto como tu ,pero siempre sueño con el gran viaje ,un gran abrazo desde Argentina ,y ya sabes que aquí mi casa te esta esperando y para lo que necesites estoy a vuestra disposición .

    • Charly
      Posted at 08:27h, 25 marzo Responder

      Gracias Jorge, queda mucho, pero no veremos en Argentina, ve preparando el asado.Un abrazo

  • Rober
    Posted at 21:13h, 24 marzo Responder

    Maravilloso, Charly. Un relato que muestra la bondad de la gente en la que muchas veces nos negamos a confiar. De todas formas, algo de culpa tendrás de recibir siempre ayuda, será esa justicia divina que le devuelve bondad a los que la van repartiendo por el mundo. Ánimo y sigue compartiéndolo. Enhorabuena por todo y gracias por todo.

    • Charly
      Posted at 08:25h, 25 marzo Responder

      Gracias por escribir Rober, creo que influye mucho el rollo que llevas con el que recibes, pero sinceramente hay veces que pienso que recibo demasiado, cuesta creer. Un abrazo

  • J. Martínez
    Posted at 22:37h, 24 marzo Responder

    Tío, escribes de muerte. Deberían dar más importancia los periódicos y medios a los barrios 1.0 y 2.0 y menos a los mangantes que protagonizan los tabloides.

    Un saludo!!

    • Charly
      Posted at 08:24h, 25 marzo Responder

      Muchas gracias, estos comentarios animan a seguir escribiendo. Gracias

  • Porrester
    Posted at 23:22h, 24 marzo Responder

    La caña de españa es este barrio… y no el jamon! te lo digo yo.

    • Charly
      Posted at 08:23h, 25 marzo Responder

      jaja

  • Daniel ortega
    Posted at 00:27h, 25 marzo Responder

    Grande charly !!! Ya te extranaba Espero. Todo se solucione pronto y vuelvas. A las rutas . A la distancia desde. Catamarca. Argentina, sigo. A diario Tus noticias. Y espero pronto estes en America. asi. Salgo. A tu encuentro en mi moto !!!! Suerte Abrazo. A la distancia.

    • Charly
      Posted at 08:23h, 25 marzo Responder

      No será pronto pero será, el camino es largo pero llegaré seguro. Allí nos vemos. Un abrazo

  • pipelx
    Posted at 02:52h, 25 marzo Responder

    Que buen relato, hasta me dieron ganas de escribir uno … Y para que sepas en el sur de Colombia también tienes vecinos del barrio 2.0. Estamos a la orden y a la espera de ser parte de esta historia.

    • Charly
      Posted at 08:22h, 25 marzo Responder

      Gracias amigo, tengo muchas ganas de llegar a Colombia, aunque no me quiero perder nada del camino hasta allí. Un abrazo

  • Artur Brito
    Posted at 11:32h, 25 marzo Responder

    Gracias Charly, por tu manera de conpartilhar tus aventuras. Aqui a 1Km de la mayor concentracion de motos de Portugal, la de Faro, Algarve tienes una cama, una mesa, y una familia pronta a escuchar tus aventuras. Que siempre te sean favorables los deuses de la carretera. Saludos

  • Toni Serret
    Posted at 13:29h, 25 marzo Responder

    macho, te has vaciado y me has dejado traspuesto frente a la pantalla con mi mano inerte sobre el ratón y mi mente procesando algo tan real como el “aquí y ahora” que desprende tu relato
    ahora te conozco mejor y aún me siento más cercano
    suerte y adelante con tus sueños que son los mios

  • Juan Magaña
    Posted at 14:58h, 25 marzo Responder

    Me encanta poder leer relatos como éste, pero sobre todo que acuñes nuevos conceptos, como Sandiriam o este de Barrio 2.0.
    Buena ruta, amigo.

  • david
    Posted at 19:07h, 25 marzo Responder

    Es magnifo que haya tan buena gente dispuesta ha ayudar. Quizá algún día pueda suerte útil y ser parte de tu gran aventura. Y si no sigi disfrutando de tus relatos y vídeos. Salud y suerte.

  • OlgaTT
    Posted at 19:56h, 25 marzo Responder

    Aiiiiiiii me has puesto una sonrisa de oreja a oreja y casualidades de la vida, hoy me ha venido genial! 🙂

  • Rodrigo
    Posted at 23:50h, 26 marzo Responder

    Charly, Sos un genio, me encanta ver tus videos. Estoy ansioso por que vengas a Argentina para cruzarte en alguna ruta para estrechar tu mano. Desde ya cuentas con toda la hospitalidad y ayuda esperándote. Vamos que llegamos al fin del mundo (ushuaia), jajajajaj

  • Rodrigo
    Posted at 23:57h, 26 marzo Responder

    Charly, un placer tus vídeos y relatos. Estoy ansioso por cruzarte en alguna ruta de argentina para estrechar tu mano y brindarte toda la hospitalidad. Vamos que llegamos al fin del mundo (ushuaia), jajajajaj.

    Abrazo y BUENAS RUTAS!!!!

  • CarlosP
    Posted at 17:47h, 01 abril Responder

    Gracias por hacer lo que haces y por compartir tus experiencias, pero más aún por compartir tus pensamientos y emociones. Muchas gracias. Un abrazo y a seguir viviendo!

  • El cuentamundos | Motonorte.es
    Posted at 18:23h, 07 abril Responder

    […] en moto, compartimos la pasión y eso nos une. Es maravilloso, lo valoro cada vez más. Lo llamo el Barrio 2.0, ahora ese es mi barrio y no La […]

  • DE PARADA TÉCNICA EN FORT DAUPHIN
    Posted at 13:06h, 16 abril Responder

    […] especial, mucho más allá de Facebook, Twitter o Youtube. De todo eso hablé largo y tendido en “el barrio 2.0”, un post que leyó mucha gente y que una vez más me recordó que merece la compartir un viaje, […]

  • Octavio VALDEZ Gaona
    Posted at 15:38h, 17 septiembre Responder

    Voy con las riendas tensas y refrendado el vuelo, porque no es lo que importa llegar solo,ni pronto, sino llegar con todos y a tiempo… LEON FELIPE Y DE

Post A Reply to Artur Brito Cancel Reply