Charly Sinewan | El Forastero
1246
post-template-default,single,single-post,postid-1246,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

El Forastero

El Forastero

Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo anterior

En Uchisar, Capadocia, Turquía.

Sobre una mesa, en una cueva en la que han montado la terraza del hotel. A mi izquierda vistas al pueblo , a la derecha otra cueva en la que dos turcos tocan y cantan música turca. Entre tema y tema el silencio es total.

Hasta ahora no había sentido Turquía, simplemente estaba atravesándola. La ruta por la que llegué hasta Pamukkale, la costa del Egeo de Norte a Sur y los lugares costeros e interiores con restos arqueológicos, son una Turquía adaptada al turismo. Al menos donde paré. El trato es agradable porque los turcos en esencia lo son, pero venden té, cosa que no pasa en la gasolinera que paré esta mañana donde me invitaron, a mí y a cualquiera que hubiera pasado. Es lo natural aquí, invitar a un té y preocuparse por el viajero, dónde va, de dónde es y si necesita algo.

También coincide con la forma en la que uno viaja. Los dos primeros días completos en Turquía los pasé acompañado de mis dos colegas búlgaros. Tres moteros, vestidos de moteros y en zona turística, generan cierto acercamiento de la gente pero cauteloso.

Viajar solo, y en especial en moto, genera siempre el acercamiento masivo de la gente, por curiosidad, por misericordia, por admiración quizá y porque llevo una moto muy grande llena de cosas diferentes y soy uno, no doy miedo.

A medida que voy entrando al interior esto se pone más de manifiesto. Bajar de la moto y tener un grupo de personas que se acercan a comunicarse por señas con el forastero, porque nadie habla ya inglés. Invitarle a un té, ayudarle con su ruta, preguntarle de dónde es o como en casi todas las ocasiones, preguntarle cuánto cuesta su moto. Es increíble la de cosas que se pueden decir sin tener apenas una palabra en común.

Hasta que aprendí la lección preguntaba siempre primero si alguien hablaba inglés. Al no hablarlo no entendían ni siquiera la pregunta. Lo que parece que entendían es que yo era inglés, y como inglés me trataban muy bien. Pero cuando me daba cuenta, o  parecía darme cuenta del mal entendido, y decía, “no, no, español”, se producía un cambio absoluto.

Desde luego no creo que sea por nuestra política y nuestros políticos de los últimos tiempos, seguro que mucho sí es por el fútbol, puede que viajemos menos que el resto de europeos y estén menos acostumbrados, o quizá, puede que tengan un especial interés y afinidad en y con nosotros, no lo sé todavía. Pero sí sé que cuando se enteran que soy español su sonrisa se multiplica igual que su curiosidad por mí y por todo lo que me rodea.

De Pamukkale salí huyendo y saturado del turismo masivo, no podía más. Unos turcos moteros con los que estuve charlando me dijeron, “si tienes oportunidad de comprar una postal de las piscinas naturales, cómprala, esas fotos se hicieron hace 20 años cuando eran realmente blancas”. Y es verdad.

Y es normal, el agua cae desde el alto de una montaña donde  también hay restos de una ciudad romana, para llegar tienes que obligatoriamente descalzarte y subir por un camino-río de un metro de ancho más o menos. Sin exagerar, parece la Gran Vía.

PAMUKKALE

El caso es que por muy saturado que estaba y por mucho que quisiera huir, para variar tampoco madrugué. Entre unas cosas y otras creo que estuve en carretera sobre las doce pasadas, bien pasadas. Tenía muchas ganas de moto, el día era espectacular y la carretera poco a poco se fue convirtiendo en un placer. El asfalto se consolidó casi todo el camino como “tipo lija” con tramos parcheados y alguna que otra ondulación. Malo para las ruedas pero con sensación de agarre. Crucé varios lagos enormes, faltaron curvas pero algún pequeño tramo hubo, cada parada tenía su rato de forastero, no sé cómo explicarlo, digamos que un placer de viaje.

El paisaje también acompañaba, sin ser en ningún momento consciente la carretera te iba subiendo en altura, dos enormes cordilleras acompañaban a izquierda y derecha, entre medias, una enorme llanura con diferentes tipos de vegetación dependiendo del tramo.

Además la moto iba genial, más con el kit de arrastre nuevo que hasta que no lo cambié no fui consciente de lo mal que estaba el anterior.

(El engrasador es el que no me termina de convencer. tengo que estar pendiente porque a veces tira aceite a la rueda. creo que tengo que dedicarle una rato y cambiar la posición del último tramo de tubo, Ezequiel me explicó cómo hacerlo en un comentario. Gracias otra vez.)

Iba tan feliz que cuando llegué a las seis de la tarde a Konya, lugar previsto para la pasar la noche, no me apeteció. Quedaba algo más de media hora de luz y 150 km de carretera a priori buena hasta la siguiente ciudad. En una parada un señor mayor, mapa en mano, me había dicho muy claramente que o paraba en Konya o seguía hasta Aksaray, en medio no encontraría hotel. Así que seguí sabiendo que un rato conduciría de noche.

En cuanto me despedí del sol por el retrovisor, me empezó a entrar frío y llevaba todo puesto ya. Me acordé entonces que la chaqueta y pantalón que menos mal me cedió 2tmoto, se podían unir con una cremallera evitando que entrara el puñetero frío por los riñones.

La carretera tenía una gemela de tierra a la derecha porque estaban convirtiéndola en autovía, pero estaba vacía claro. Así que paré ahí. Cuando estoy en ello me doy cuenta que para poder cerrar la cremallera me tengo que quedar en camiseta y ponerme primero la espaldera para que quede por dentro del pantalón. En ese momento un perro terrorista estaba en el carril de enfrente ladrando con muy mal tono. No se atrevía a cruzar pero lo deseaba. Había mucho tráfico.

Me quito todo y dejo las dos chaquetas y los guantes de mala manera sobre la moto, mientras empiezo a volverme a poner la espaldera. Aparece un segundo perro, este negro y jefe de terroristas, con un ladrido muy chungo. Y aunque no lo veía bien, puedo asegurar que con el gesto de que iba a cruzar sí o sí, su vida no valía nada si no cumplía su misión. Su misión era yo.

Y adiós al mito del valiente que se va solo a recorrer parte del mundo en moto. El valiente se monta rápido en la moto en manga corta con un frio del carajo, pone todo entre él y el depósito, mete primera y arranca por la pista en obras dando votes mientras por el r
etrovisor ve que los dos perros han conseguido cruzar.

Adiós al mito…

Ya sin frío, sin perros y sin dignidad, continué hasta Aksaray. Llegué y cené en un bar de carretera. Miré el mapa y pensé, pues ya que estamos llegamos.

Después de 9 horas y 720 km llegué a Nigde, muy cerca de Capadocia. Sin apenas dolor de espalda ni de su continuación. Estuve a punto de dormir por 15 euros en una cloaca pero por 20 dormí en un hotel bastante bueno. Cosas de esas que no se entienden.

Lo primero que hice esta  mañana fue ir a comprar una cadena para atar el casco cuando entro a ver algo y lo dejo en la moto. Si hay un país hasta la fecha donde me haya podido permitir dejar cosas sin candar y sin temor, es Turquía. Pero por si acaso el casco al menos que esté atado.

Entro en un ferretería, cero palabras en común con las cinco o seis personas allí presentes. Todo el personal, clientes y empleados se centran en saber qué quería. Uno de ellos me hace un gesto que yo entiendo que sale y vuelve con alguien que habla inglés. Nada que ver.

Entra un señor mayor, con un gorro de esos que parece un cuenco de tela del revés, con la piel muy morena y muy curtida, igual que sus manos. Lo noto cuando me las da mientras, sabiendo que no le entiendo, me habla cerca de un minuto en turco. Sin parar de sonreír ni de mirarme a los ojos hasta que finalmente me da dos besos. Sigue hablando y se va a dar la mano y besos al resto de los presentes.

No tengo ni idea que me contó, pero era bueno seguro.

El empleado que lo llamó, que lo hizo exclusivamente para que el señor del cuenco me conociera, me indica que le acompañe. Hago intención de coger el casco pero no me dejan, me insinúan que ahí está bien.

El empleado me lleva a un mercadillo cercano donde hay un señor que vende cadenas, pido un metro de una, la cortan y volvemos  a la tienda.

Todos se despiden con gestos de confraternidad.

Es una pequeña anécdota, pero todo el día así es toda una historia.

Salgo de Nigde con la buena energía de la ferretería y me dirijo a una ruta que me recomendó un amigo del personal del hotel para antes de adentrarme en la Capadocia.

Otro homenaje motero, 150 km de curvas dentro de valles, cañones y montañas sin apenas vegetación. Carretera regular pero con asfalto lija y sin apenas coches. En el tramo de la foto , de unos 50 km, me crucé con dos coches y dos tractores.

CARRETERA HOMENAJE

Grabé buenos vídeos que no sé cuándo podré montar y mucho menos subir a youtube. Está capado en Turquía, está prohibido.

Por la tarde llegué a este hotel donde me volví a encontrar con Ángelo, uno de mis amigos búlgaros que estaba por aquí desde ayer.

Dimos algún paseíto y mañana conoceré bien Capadocia, que por lo poco que he visto es un lugar especialmente especial…

pd. siento no contestar los comentarios pero no me da tiempo a todo. Pero los agradezco enormemente. Gracias a todos.

Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo siguiente

19 Comments
  • Lean
    Posted at 09:20h, 24 septiembre Responder

    Buenos días.
    Hace un par de días que he descubierto tu “viajecito”. Estoy pillado con tus historias. Sigue así. Escribe para tenernos informados, piensa que estás realizando el sueño de mucha gente.
    Un abrazo (como si te conociera)
    Lean. Barcelona.

  • Yo También Lo Haré
    Posted at 09:37h, 24 septiembre Responder

    Sigue así, es interesantísimo!

  • raimundo fernandez-villaverde
    Posted at 11:54h, 24 septiembre Responder

    aupa amigo!!! que bueno saber que ya estás en turquia!! ruta de la seda next? seguiré entrando en la web para ver cómo avanzas!! aquí en el sobre desarrollo de vuelta de Perú con mucho bueno en mi software!! ya estamos terminando de perfilar la primera edición de Bonsaid-Ulzama Cup!! te mantendremos informados. El año que viene nos vamos a senegal, en moto?? jajajaja cuídate amigo

  • Vertigo
    Posted at 12:23h, 24 septiembre Responder

    No veas que envidia me das!!! Desde que vi LongWayRound pensé en hacer lo mismo, aunque no en moto, mejor en 4×4 xD
    Como te comentan por arriba estas haciendo el sueño de muchos de nosotros realidad, sigue pa’lante y comenta tus aventuras, que nosotros te seguimos desde la distancia!!!

    PD: Si puedes cuenta cosas sobre la comida porfa!

  • Carlos
    Posted at 14:33h, 24 septiembre Responder

    Tocayo, desde Madrid trato de darte todos los animos posibles. Piensa que muchos como yo estamos viviendo esta aventura contigo desde la imaginación. Creo que hemos rodado juntos alguna vez, al menos en la imaginación que es muy poderosa. Disfruta esta aventura, así nos harás disfrutar a los demás.
    V’ss

  • Jango
    Posted at 14:44h, 24 septiembre Responder

    Buenas pelotas le has echado. Lástima que te las vayas a dejar en la moto jejje.

    Mucho ánimo y te seguiremos leyendo.

  • cubanocjc
    Posted at 15:51h, 24 septiembre Responder

    Me encanta leer tus relatos y al leerlos imagino cada una de las situaciones con todo el nivel de los detalles que das.
    Un millón de gracias por compartir tus vivencias a todos los asalariados y con cargas familiares que no nos permiten tener una aventura como la tuya.

    Todo mi apoyo y empuje para que sigas y nos lo sigas mostrando.

    Saludos amigo y suerte.

  • paquito de Leipzig
    Posted at 16:28h, 24 septiembre Responder

    Aupa carlitos mucho animo y toda la envidia (sana) de tu paseo por el mundo. Yo ya preparo con el aleman y Javi el viaje a alemania para ver lo nuestro.

    pasalo bien y disfruta

    Pd: yo me pongo a leerte y no te imaginas como lo disfruto,

  • Jano
    Posted at 16:52h, 24 septiembre Responder

    Uff.. pues yo me hubiera llevado el casco, por si acaso el de los besos quiere cambiar su gorro por algo mas contundente.

    Aupa, cuando estén los vídeos, los devoraremos 🙂

  • DÉBORAH
    Posted at 19:23h, 24 septiembre Responder

    Hola Carlos !!! Como siempre….me encanta !!!!Sobre todo porque te imagino en cada una de las situaciones que relatas …Sigue viviendo cada una de tus anécdotas y sobre todo compartiéndolas con nosotros !!! En cuanto a lo del aceite del engrasador no sé de qué hablas pero ya me lo explicará Vicen…Muchos besos !!!!PD.Aun no sabemos el nombre del peque.Te mantendré informado…..

  • Paratito
    Posted at 20:23h, 24 septiembre Responder

    Cada dia que leo son mas las ganas que tengo de estar junto a ti viviendo todas esas aventuras y experiencias.
    No te olvides de colgar esos videos de turquia en cuanto salgas del pais.
    Buena suerte!!!

  • Flamauder
    Posted at 21:57h, 24 septiembre Responder

    Buen viaje…estoy disfrutando con tus andanzas. Cuídate.
    Un Saludo.

  • Esteban
    Posted at 22:16h, 24 septiembre Responder

    Te escribo desde Misiones , provincia de Argentina , realmente muchas gracias por relatarnos tu viaje y mucha fuerza para continuar. Aca en Argentina tengo una Varadero y tambien salgo ( junto a mi esposa )a recorrer mi hermoso pais , ahora estoy intentando armar un viaje a Machu Pichu , Peru.
    Continua contando tu viaje , que lo sigo con mucho entusiasmo y muchisima suerte !!!!

  • actricesa
    Posted at 00:08h, 25 septiembre Responder

    hola pequeño, y que tal la comida? te apañas bien? veremos a ver cuando llegues a los palillos… jeje, por cierto estas echando de menos el sobrecito de aceite? fijo!
    ya me cambio de casita, joooo, i miss yuuuuuuu!!
    besos lindo, te seguimos!

  • Willy Devil
    Posted at 12:34h, 25 septiembre Responder

    Estoy siguiendo tus “aventuras” en tu Honda y la verdad, tengo una envidia (sana) de lo que estas haciendo enorme. La verdad es que se que algun dia (o espero) haga algo parecido. ¿Que te llevo a hacerlo? Es una pregunta que me recorre la mente desde que te estoy leyendo. Mucha suerte!

  • Miguel
    Posted at 10:17h, 26 septiembre Responder

    Hola, Charli. Me ha encantado el episodio del turco que te daba besos, he llorao de risa, jajajaja. Un abrazo y disfruta.

  • PACO LIZA
    Posted at 18:35h, 19 octubre Responder

    JODER CARLOS, ENGANCHADO ME TIENES CON EL VIAJE. ÁNIMO, UN ABRAZO DE LA GENTE DEL LIZA Y, A DISFRUTAR.

    • Charly
      Posted at 13:08h, 26 octubre Responder

      Paco!!!!
      gracias amigos, me alegra mucho saber que estáis pendientes del blog, estuve un poco perdido unos días pero sigo narrando. un abrazo para todos

  • Los “Otros” — El mundo en moto Sinewan
    Posted at 12:33h, 28 marzo Responder

    […] Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo anterior […]

Post A Comment