Charly Sinewan | La Liada
1767
post-template-default,single,single-post,postid-1767,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

La Liada

La Liada

Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo anterior

En Bali, Indonesia, en la habitación del hotel Caminni, encerrado forzosamente 24 horas.

La cosa pintaba mal, la imagen del taller vista desde fuera no transmitía seguridad mecánica alguna. Tampoco tenía certeza de que alguien a las dos de la tarde viniera a abrirme. El calor ya era angustioso, especialmente para mis pies y piernas protegidos con ropa  preparada para aguantar una rozadura de asfalto en velocidad durante diez segundos sin romperse, pero no para tomar el sol. La única sombra era la del árbol en el que me apoyaba y que no dejaba de llorar molestas pequeñas ramas. Me apetecía cerrar los ojos pero tenía a la vista todo mi pequeño patrimonio.

Mi aspecto no podía ser más lamentable, la camiseta blanca nuclear de manga larga elegida para la noche en carretera, combinaba ahora  diferentes tonos de marrones y grises casi negros. Lo que no era ropa sucia eran dos manos negras, con sus diez uñas también negras, más el conjunto que formaban siete meses sin pasar por un peluquero y cuarenta y ocho horas sin dormir.

Afortunadamente no dejaba de ser blanco y motero, dos cosas que juntas suelen generar misericordia de los que se encuentran en su hábitat y se ven sorprendidos por la imagen de un ser tan diferente.

Al frente tenía a la señora que me había vendido las chocolatinas junto a cuatro señores sentados en una mesa, sin hacer nada, algo habitual en la mayoría de los países que he atravesado. En Indonesia algo menos que en otros por cierto.

Me habían invitado a sentarme con ellos pero había preferido estar sólo junto al equipaje, mi mímica en esas circunstancias no iba a ser muy fluida.

Ellos no dejaban de observarme con gestos que transmitían algo más que amabilidad, me estaban protegiendo en todo momento. No sé exactamente de qué porque no se apreciaba  sensación alguna de peligro, pero había en ellos un instinto protector evidente.

Pasaron varios personajes que se quedaron durante unos minutos observando la atracción que había llegado a la ciudad, preguntaban si hablaba indonesio, comprobando que no, y al rato se iban dejándome de nuevo sólo. Siempre con amabilidad y muestras de alegría de tenerme allí.

No sé cuánto tiempo tardó en aparecer Odin, afortunadamente no mucho

Hola

– Hola

– Hablas inglés?

– Si, un poco

– Qué bien!

Si intento imaginar la figura de una persona bonachona sería muy parecida a la que en ese momento tenía en frente. Grandote para las medidas en indonesia, hombros caídos, cara redonda, rizos largos recogidos con una coleta, y acné juvenil, tardío pero juvenil. Y gesto sin maldad claro.

Qué te pasa?

– Tengo una avería, se ha roto esto que sujeta esto.

– Aquí no creo que te lo puedan arreglar, sólo hay un mecánico en Bima que trabaje motos así de grandes. Deberías ir y al menos preguntarle.

– Dónde es?

– No muy lejos, esta ciudad es muy pequeña. Búscate un hotel, deja aquí la moto que no va a pasar nada y luego ve a hablar con él.

– Estará abierto hoy domingo?

– Creo que sí.

– Necesito un taxi para llevar todo esto.

– Yo tengo ahí mi coche, si quieres te llevo. Pero no quiero dinero eh!.

– Muchas gracias

Pedimos ayuda a los cuatro observadores para empujar la moto a un lugar más resguardado y uno de ellos me tranquilizó sin palabras, él se encargaba de cuidar la moto hasta que volviéramos.

Acto seguido metimos todo en la parte trasera de su destartalado pick up y nos fuimos al hotel, me pidió mil disculpas por llevar el coche tan sucio y yo me señalé a mí mismo para que entendiera que el coche era lo segundo que más mierda acumulaba en ese momento.

Odin sabía lo que era ser extranjero, había trabajado ocho años en Corea del Sur en una empresa de plásticos hasta que, aunque no lo dijo, debieron despedirle.

Y ahora a qué te dedicas?

– Soy conductor, este es mi camión y transporto gente o cosas, lo que se tercie.

Un conductor que no me cobraba nada por hacer su trabajo.

Llegamos a la zona de hoteles, porque dos hoteles es plural, y en el que no estaba lleno me alojé. Viendo a la hora que iba a dormir y cómo calentaba el sol, me regalé aire acondicionado creo que merecido. Por lo demás, cutre define bien lo que era la habitación exterior al oscuro pasillo interior, alicatada de gres blanco de suelo a paredes, cortinas rosas, un cuadro de pájaros y flores en colores llamativos , un espejo con flores pintadas, flores secas colgando de una pared, y una lámpara dorada con plásticos imitando cristal en forma de flores, que me cargué con la tabla de surf nada más llegar.

Tenía una cuenta pendiente con la flor, por desertora.

Guiñé un ojo a la cama, me cambié rápido y salí en busca de Odín para dirigirnos al mecánico.

Quince segundos después, porque todo en Bima está cerca, llegamos al mecánico ante la sorpresa de los presentes. Todavía no era consciente pero era el único blanco en la ciudad y de los muy pocos que por ella pasaban.

Una K75 y una Harley relucientes dormían en la puerta, lo que me tranquilizó por un lado y me generó envidia por otro, porque yo tenía un sueño que me caía.

Odín me presentó al mecánico en jefe, Duddy, indonesio pero de origen chino. Supongo por eso  me transmitió tranquilidad desde el principio, tengo la casi certeza que los ojos achinados son mucho más precisos para estas cosas, como que apuntan mejor. A parte de por lo absurdo de lo anterior, Duddy se mostró en todo momento tranquilo, reflexivo, y finalmente contundente en sus opiniones. Y aunque no compartíamos palabra en común alguna, desde ese momento empezamos a entendernos diría
que casi perfectamente.

Tras la explicación en indonesio del motivo de mi visita y los continuos cabeceos de asentimiento de Duddy, nos fuimos a por la moto para que la miraran.

Al llegar tuvimos de nuevo que reclutar medio barrio para volver a subir a la niña en brazos al pick up destartalado. Ni nos molestamos en atar la moto, me subí sobre ella y como si fuera conduciendo la fui sujetando los cinco minutos de trayecto.

Nunca tuve la ilusión de ser Papa, me refiero a líder religioso en este caso, pero ya tengo una ligera idea de lo que debe ser.

Las calles repletas de gente gritaban y saludaban al ver pasar a un blanco, encima de una moto enorme, y encima a su vez de un pick up que a ritmo de paseo triunfal atravesaba lentamente la ciudad.

Y yo cual Papa terminé dejando la mano con la palma abierta en un continuo balanceo de izquierda a derecha, mientras giraba la cabeza a uno y otro lado de la calle  para no hacer el feo a nadie. Todo con una irremediable sonrisa permanente.

El show terminó en el taller donde de nuevo volvimos a bajar la moto en grupo. Tras una observación previa desmontaron el basculante sin dudas, sabían dónde estaba todo y qué tornillos quitar. Me garantizaron que al día siguiente lo soldarían, aunque desde el primer momento Duddy me aconsejaba cambiar la pieza entera, la soldadura en aluminio no era muy fiable y las carreteras en Flores eran muy malas, además que allí sí que no encontraría mecánico.

TALLER 1

Duddy no pensaba que el amortiguador estuviera mal aunque  le expliqué la secuencia de lo sucedido, yo tenía y sigo teniendo mis dudas sobre si no fue el amortiguador el que provocó la rotura del basculante. Porque el agujero no era tan importante como para que el golpe en seco se cargara la pieza. Pero bueno, lo mío son simples sensaciones, porque tener, lo que se dice tener, no tengo ni idea.

Odin me ofreció quedarme en su casa en caso de tener que esperar la pieza, pero vivía a cincuenta km de allí y  sin internet en su pueblo, lo que me hizo no aceptar su invitación. No obstante le prometí que cuando saliera de allí, si los tiempos me lo permitían pasaría a visitarlo.

ODIN

Llegué al hotel derrotado y me tumbé por unos instantes antes de ducharme, pero ya no recuerdo más hasta el día siguiente  .

Amanecí fresco y sucio y empecé a escribir “la Odisea”, pero cuando pasaron las horas y el sol estaba a punto de alumbrar España, empecé a cocer lo que sería “la Liada”.

Fusilé con mail a David (2tmoto) y a Ezequiel, contándoles lo sucedido y enviándoles fotos del basculante, la llanta y el amortiguador, con la duda de si este último estaría o no mal. Y puse las alarmas en sinewan y en facebook.

En el hotel me dijeron que habían llamado del taller pidiéndome que me pasara lo antes posible.

Al llegar estaban los mismos más o menos, Duddy el mecánico, los varios ayudantes y observadores que lo rodeaban continuamente, y que nunca llegué a saber si trabajaban allí o simplemente se aburrían en casa, y un nuevo personaje, N.Marewo, un escritor indonesio que hablaba un excelente inglés.

No sentamos en el suelo de cerámica blanca formando un semicírculo alrededor de la parte trasera de la moto, Marewo tomó la iniciativa de la conversación y comenzó a alabar mi viaje, a envidiarlo porque siempre lo había deseado, a machacarme con preguntas sobre el recorrido, sobre los países conflictivos o sobre el tipo de moto necesario para hacer algo así.

El tipo parecía interesante, pero mi preocupación en ese momento estaba a escasos centímetros de lo que parecía podía ser una buena conversación, las prioridades se impusieron y mis respuestas fueron cortas hasta que un silencio aproveché y cambié el hilo de la conversación dirigiendo la mirada a Duddy y preguntando sobre la moto y por qué me habían llamado.

Duddy empezó a hablar en indonesio gesticulando sobre el amortiguador y el basculante. Casi no hizo falta que Marewo tradujera, pero igual lo hizo.

– Duddy ha estado pensando esta noche, el basculante es de aluminio y la pieza rota parece imposible que se rompa porque sí, aunque no está seguro cree que el amortiguador puede que esté mal. Te recomienda que lo cambies.

Unos quince minutos más estuvimos hablando sobre lo mismo, sobre las carreteras de Flores que no ayudarían en absoluto y sobre los tiempos en caso de pedirlo a España. Igualmente quedamos que soldarían la pieza para ver qué tal quedaba y que intentarían arreglar la llanta, aunque ellos no tenían la herramienta necesaria la pedirían a no sé quién.

Después Marewo volvió al ataque y poco a poco me fui relajando para dejarme llevar a la mejor conversación que he tenido con un local en Indonesia. Había vivido cinco años en Alemania, tenía más de diez libros publicados, todos muy locos decía, libros sociales que hablaban de Indonesia, de sus problemas, de sus gentes, uno de Bali, de los habitantes y sus costumbres antes de que llegará la masificación turística.

Estuvimos más de dos horas allí sentados, terminamos quedándonos solos y aproveché para preguntarle sobre qué pensaba del turismo, si hacía bien o mal a Indonesia.

– El turismo?, pues realmente me parece una nueva forma de colonización. Sí, puede parecer que lo necesitamos, pero el dinero viene de Europa y Australia y según llega se va, aquí no hay recursos para construir hoteles y restaurantes, el capital viene de allí y allí se va. La gente aquí olvida sus profesiones, olvida el campo o la pesca para dedicarse al dinero rápido, al que dejan los blancos. Esta sociedad está perdida, nadie piensa en producir, sólo en dinero. Más bien nadie piensa.

A mí los políticos no me quieren, porque la gente me escucha y eso no les conviene. Ahora no tengo ordenador, hace unos meses me entraron a robar unos delincuentes pagados por ellos para dejarme sin información.

Marewo tenía gran parte de predicador, necesitaba hablar y ser escuchado. Echaba de menos tener buenos amigos, supongo que culturalmente estaba muy por encima de la media en Bima y eso lo hacía estar en parte solo.

Ya sin luz me invitó a cenar y de nuevo las prioridades acudieron a mi cabeza para no aceptar su invitación, necesitaba de nuevo ir al ciber y ver si había respuestas.

Y sí que las había, de Ezequiel que como de costumbre se desvivió por ayudar, de David (2tmoto) que puso en marcha el que en ese momento era un posible envío de una de las dos piezas o las dos, no sabíamos, y de amigos y nuevos amigos que me ofrecieron ayuda y apoyo, en algunos casos de una forma espectacular. Había comenzado “la Liada”.

Mi primo Jose, que administra y ha creado este blog, y que desde que salí está siempre pendiente de dónde estoy y qué necesito, en un momento me dijo algo así como que estaría bien tener un mapamundi que mostrara desde dónde llegaban ofrecimientos de ayuda.

Ezequiel desde Javea, David desde Yunkos, Quique desde Madrid intentando encontrar buceadores que viajaran a Bali en esos días o Elsa y Edu, que conocí en Lombok y que estaban en Singapur y podían intentar algo desde allí.

Andhy, el fotógrafo espontáneo que conocí en Java y que supongo que con un traductor “on line” y las fotos del blog entendió que estaba en apuros y me ofreció su red de contactos en el país, Evelyne, amiga catalana que conocí en Nepal y que estaba llegando a Jakarta, por si desde allí podía hacer algo, o Duncan que estaba al norte de Sumatra y había visto el blog.

Sophie que estaba en Bali, lectores como Joan que me mandó su teléfono por facebook, Miguelin que habló con su mecánico sobre la posibilidad de soldadura del basculante, Freddy, mi amigo y mecánico en Madrid, o Enric , que en su empresa solían viajar a Indonesia y hasta el último momento estuvo intentando encontrar alguien que me trajera lo que necesitaba.

Edi Mateos, que sin conocerme de nada más que por las cosas que escribo estuvo tres días trabajando en la búsqueda de pasajeros dirección Bali. Tuvo la excelente idea de darse de alta en un foro de viajeros, puso una alarma y encontró un buen ciudadano que venía el 24 y nos lo traía, y otro que venía el 18 pero que no contestaba.

Y muchas muestras de apoyo más  que sin poder hacer nada en el envío me sacaron una sonrisa y me hicieron sentir muy acompañado en los cuatro días que estuve en Bima.

(Muchas gracias , siento no nombraros a todos pero sigo emocionado por todo lo que leí esos días. También  sorprendido del efecto blog e internet, nunca imaginé que a tanta gente le interesara el viaje. De verdad que muchas gracias.)

Entre lecturas sudorosas de todo lo anterior, acondicionado segundos sí y segundos no por un ventilador en movimiento en uno de los dos únicos ciber de Bima, buscando restaurantes donde comer siempre lo mismo, visitando al mecánico, y pasando ratos de aire acondicionado en la habitación del hotel, así pasé los cuatro días de Bima. Una pequeña ciudad rodeada de pequeñas montañas, un entrante de mar que forma una tranquila bahía, y una gente pacífica y amable que me alegraban los trayectos que me llevaban del hotel al ciber, del ciber al taller y del taller al hotel.

Los paseos por las calles en calidad de único blanco en la ciudad eran siempre en compañía de sonrisas y saludos efusivos de todos los ciudadanos que al verme pasar mostraban su alegría al son del típico aquí “hello míster”. Me invitaban a entrar a sus tiendas y me preguntaban dónde iba o qué necesitaba.

En el taller limpiaron la moto a conciencia, no sé cómo arreglaron la llanta pero ha quedado aparentemente perfecta, adaptaron un guardabarros local a la rueda delantera y soldaron el basculante.

Cuando llegué y vi la soldadura me quedé mirándola  con supongo cara de duda. Levanté la vista y vi la misma cara en Duddy.

SOLDADURA

Como casi siempre no necesitamos traductor para entendernos, sus gestos y su mímica fueron suficientes para comprender que no me recomendaba seguir así, que esperara la pieza de España porque no iba a aguantar mucho.

Y finalmente decidí volver a pagar de más por viajar con prisas y encargué también el amortiguador. Puede que esté bien, o regular después de 35.000 km con la moto cargada y carreteras dudosas, pero no me puedo permitir otro parón más. El retraso ya es exagerado, aún tengo que cruzar a Australia que no será rápido y atravesar un inmenso país con un desierto en el que una avería podría suponer horas de espera a no sé cuántos grados, pero muchos. Así que, y afortunadamente a precios buenísimos que consigue 2tmoto, terminamos encargando las dos piezas.

También finalmente fue por UPS porque el único pasajero que teníamos seguro tardaba una semana más.

Ezequiel en uno de sus mail me había recordado un proverbio chino con el que comulgo al cien por cien, “si te caes, aprovecha para recoger algo del suelo”.

Y tenía claro lo que estaba en el suelo esperándome, sólo me faltaba decidir dónde esperaría las piezas surfeando, en Lakei beach, de donde venía y estaba a tres horas en autobús, o en Bali, que estaba a una hora en avión.

Me apetecía más la primera opción, era más barata y más sana, allí la vida consistía en surfear dos veces al día, comer arroz, pollo o noodles y beber cerveza, que como no me gusta pues me lo habría ahorrado. Pero no había internet a menos de una hora en scooter, que tampoco estaba seguro pudiera alquilar.

El avión a Bali era más caro lógicamente, allí se consumía mucho más porque está preparada para que lo hagas, y también se surfea mucho, pero incluso de noche entre la multitud que abarrota la agitada vida nocturna, a la que por cierto no hago muchos ascos.

Quique, sabiendo de lo que hablaba, nos recomendó recibir el envío en Bali por ser mucho más seguro, el transporte hasta Bima no parecía muy recomendable.

Así que el miércoles por la mañana reservé un vuelo a Bali, tenía tres horas para confirmarlo y me las pasé deambulando por las calles con la ca
beza perdida en qué hacer. Al final decidí ir a lo seguro y venir a Bali, desde donde escribo y donde desde casi el primer momento se confirmaron mis augurios.

En “Caminni”, el mismo hotel que la vez anterior, seguía Sophie que vive aquí cuatro meses al año. Ya habíamos hablado por teléfono y me había reservado una habitación, al vernos de nuevo nos dimos un muy sincero abrazo. También estaban Ben y Ricky, dos surferos franceses que conocí la última noche antes de salir de Bali y con los que había conectado rápido.

Esa primera noche un asado argentino nos esperaba en el restaurante de Jesús, cordobés (argentina claro) y especialista en chimichurri. Ya no recordaba lo que era comer con pan, lo que era una ensalada de tomate y cebolla con aceite de oliva, y lo que era buena ternera bien asada. Se me saltaron las lágrimas al verlo.

Una pequeña colonia de catalanes, vascos, un valenciano, un asturiano y un madrileño acompañaban la bienvenida que comenzó en el asado y terminó en el “Sky Garden”, la discoteca más famosa aquí y donde la alegría de casa conquistó la pista hasta que salió el sol.

Y al día siguiente, como todos desde entonces, a surfear con Ricky y Ben que han terminado siendo como hermanos estos días. Luego siesta, porque después viene una buena cena que termina siempre con una copa, y a veces alguna más…

El calendario marcaba hoy día 16 como el elegido para escribir.

Bali a diferencia del resto de Indonesia es hinduista. Hoy se celebra Nyepi, el día de año nuevo aquí  y al contrario que en otras culturas como la nuestra, el día del silencio.

Hoy está prohibido salir a la calle, todo está cerrado y sólo los Udeng, los guardas de los templos, y la policía deben andar por ahí fuera, si te cogen vas directo a la cárcel.

Ayer se celebraron diferentes ceremonias en los templos para limpiarlos de malas energías, también pasearon por las calles los ogoh-ogoh,  esculturas hechas de bambú y papel para la ocasión y que representan los elementos negativos y malévolos. Igual que en las fallas después los queman.

Es un día para la reflexión y el cuidado de la naturaleza.

Puede parecer aburrido, porque claro lo es, no te puedes mover del hotel y las conversaciones son en tono bajo. No se puede poner música y esta noche habrá que estar a oscuras porque tampoco se puede encender la luz.

Pero me está encantando, es impresionante el silencio, la verdad es que parece muy saludable que al menos durante un día todo deje de funcionar y la naturaleza tenga un respiro.

A final de esta semana deberían llegar las piezas, momento en el que saldré volando a Bima para cruzar lo antes posible a Flores, donde me espera un enigmático ferri que después de 16 horas me dejará en Timor Este y que según he averiguado no está muy claro ni desde dónde sale ni cuándo.

Luego vendrá la nueva odisea de cruzar a Australia, que como siempre estaré encantado de relatar…

Gracias por leerme y por escribirme.

 

Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo siguiente

27 Comments
  • Ezequiel
    Posted at 09:44h, 17 marzo Responder

    Charly:
    Me alegro, por fin, tener noticias. Veo que todo va bien. Como te dije, la reparación es lo de menos, lo difícil es conseguir las piezas, pero veo que eso lo has solucionado de maravillas. Permíteme reptirte que felicites a quien ha enderezado la llanta, nunca sabrás cuánto has ganado con ello.
    Ahora, vuelvo a romper los cojones con consejos mecánicos: bueno sería que, ya que tienes media moto desmontada, aproveches la ocasión para ocuparte un poco de la cadena. Sólo te falta quitar la tapa del piñón para quitarla completamente. Entonces la limpias lo mejor que puedas con un desengrasante, y si no lo tienes, con un trapo empapado en gasolina. Una vez limpia la sumerjes en un recipiente con aceite liviano de coche(SAE 30 sería lo ideal)y la dejas así toda una noche. Al día siguiente la escurres lo mejor posible, la montas y ya está.
    Al montar el basculante asegúrate de engrasar los bujes (grasa roja de litio, si puedes) y los ejes de la rueda. NO TOQUES con manos engrasadas el disco de freno, y si lo haces, límpialo antes de montar el caliper. Ya está, no jorobo más, a menos que lo pidas claro.
    Todo va a salir bien, ya verás. Ah! y repito, no cargues con el amortiguador viejo, no vale mucho y sólo será un estorbo. Recuerda otro proverbio chino: “Lleva poco equipaje. Llegarás lejos”

  • CARLOSGS
    Posted at 10:17h, 17 marzo Responder

    Me alegro que todo se vaya solucionando para que puedas continuar. Desde luego sabes aprovechar bien el tiempo.
    Animo y adelante.

  • Tom
    Posted at 10:17h, 17 marzo Responder

    Lo primero ser uno mas en las enhorabuenas varias, envidia que me das…
    Lo segundo animarte, que si todo saliese sobre ruedas, quedaría un viaje bastante pobreton.
    Estas son las cosas que contarás a los nietos…

    Ala, el uluru te espera…

  • dani
    Posted at 10:19h, 17 marzo Responder

    Esa moto ya tiene casi mas repuestos que piezas originales!!!!
    Para cuando vuelvas va a ser todo parche…
    Un abrazo, joven. Avanti tutto.
    Dani.

  • Erik
    Posted at 18:31h, 17 marzo Responder

    Vaya, aventurilla esta última!!! Mucha suerte y espero que no tarden mucho las piezas!!!

    Saludos desde Barcelona.

  • Lagu
    Posted at 18:41h, 17 marzo Responder

    Hola Charly,

    Entre pitos y flautas llevaba tiempo sin leer el blog y me meti anoche para ver como te iba y me encuentro con esto. Me alegra ver que al final la Liada se va solucionando. Me imagino que ya estará solucionado el tema de la compra de las piezas, pero igual el basculante se podría pillar uno de desguace, que te saldrá más barato. El amortiguador no merece la pena, mejor nuevo, un Wirth o un wilbers q saldrá mejor y mas economico que uno de honda o un ohlins. Y los discos de freno como andan? Sería el momento ideal para cambiarlos…
    En fin, que si necesitas algo tienes mi email. por desgracia no conozco a nadie que vaya por esos lares para que te pueda llevar las piezas. Aprovecha para seguir descansando, que no te vendrá mal para afrontar la recta final.
    Un abrazo

  • Matu
    Posted at 18:46h, 17 marzo Responder

    Muy buenos relatos….Siempre me queda la misma sensacion,con ganas de seguir leyendote un rato mas…A seguir disfrutando y buenas olas.
    Matu.

  • otro Miguelín
    Posted at 20:31h, 17 marzo Responder

    Enhorabuena campeón!!
    Ya veo que la

  • Yol
    Posted at 21:00h, 17 marzo Responder

    Hola peque,
    pues ahora relax y disfrute, ya que es tiempo de espera y nada puedes hacer de momento, asi que vive unos cuantos días más en el paraiso, pero ya sabes que a cada paso de das tienes muchos ojitos contigo (como aquel del anuncio que no le dejan nunca solo jejejeje…) para acompañarte.
    Un beso enorme enorme ENORME….
    Que te quiero, y ya se te echa mucho de menos.

  • Esteban
    Posted at 21:04h, 17 marzo Responder

    Realmente son muy buenas noticias y estoy contento que no hayas salido con esa soldadura , no daba muchas garantias. Estoy cien por cien de acuerdo con Ezequiel en sus comentarios sobre aprovechar que tienes la moto desarmada y hacerle algunas cosas , pero yo te sujiero imprimir ( o anotarte ) todo lo que escribio él y se lo digas al mecanico que lo haga , si no te entiende llama a Marewo para que se lo traduzca. Yo siempre con las soluciones faciles , pero aveces son las mejores y las mas rapidas.
    No recuerdo cuando fue que le cambiaste el aceite y el filtro al motor , pero yo nunca dejo de pasar mas de 10000 km como maximo , como parece que son mecanicos que saben lo que hacen si llevas muchos kilometros sin cambiarselo , yo se lo cambiaria.
    Bueno , nada mas , dale para adelante que te queremos ver en Australia.
    Un abrazo.Esteban. Misiones , Argentina.

  • Ricardo
    Posted at 21:11h, 17 marzo Responder

    Hola Charly y seguidores:
    Somos una web amiga también de trotamundos.
    Hemos sido nonimados finalistas del premio internacional The BOBs, por ello nos dirigimos a vosotros para que si nos veis merecedores nos votéis.
    Entrad en nuestro blog:
    La Vuelta al Mundo de Asun y Ricardo
    y en la columna de la derecha indicamos como hacerlo.
    Muchas gracias por ayudarnos a competir.
    Saludos

  • Héctor
    Posted at 21:46h, 17 marzo Responder

    Hola mi estimado Charly, yo creo que nunca estamos solos en el mundo y menos cuando estas haciendo un sueño compartido con mucha gente, que mochos de nosotros hemos tenido la intención de hacer y no lo hemos hecho por diferentes razones, lo que tu has cristalizado en un viaje tan excitante y retador, las muestras de cariño y aprecio que has recibido es solo el reflejo de lo que tu proyectas en este blog, sigue adelante confiado en que concluirás tu meta de forma satisfactoria y con eso ayudaras a muchos de nosotros a seguir soñando motivados por tu viaje para algún día poder realizar el nuestro ó mas bien mi propio viaje a tierra de fuego en América del sur.

    Te deseo muchas bendiciones y sigue adelante, saludos y un fuerte abrazo

  • gandhi ji
    Posted at 08:28h, 18 marzo Responder

    rock the party dude,,
    guess ur bike is ok now,,
    burn those roads again.. ride safe buddy

  • Esteban
    Posted at 13:15h, 18 marzo Responder

    Hola crack, llevo tiempo leyendo tu blog y es impresionante, no se si tu memoria va a ser capaz de recordar todo lo sucedido en tu viaje, pero para los que te leemos es como si fuéramos partícipes de la aventura y vamos recordando ciertos momentos especiales.

    Recuerda que uno de lo peligros en Australia son los

  • chano
    Posted at 16:25h, 18 marzo Responder

    bueno, bueno, bueno, charly, cada vez que te leo, me da la sensacion que estoy en un nuevo capitulo de

  • 123456
    Posted at 02:35h, 19 marzo Responder

    tienes mucho valor, continua asi espero que todo te salga perfecto y no ocurran mas contratiempos. Un saludo maquina

  • jaime
    Posted at 04:13h, 19 marzo Responder

    charliii,
    te noto contento y feliz lo cual me alegra musho.
    bss del barrio

  • ruty
    Posted at 07:25h, 19 marzo Responder

    Cariiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii,me encanta todo lo que leo ya sabes,me encantas tu.
    yo aqui turandillo y saliendo a flote poco a poco salen las cosas y los sueños se van cumpliendo aunque esto solo es el principio de un largo viaje,espero….
    TE QUIEROOOOOOOOOOOO AMIGO
    Aqui tienes tu casa para cuando quieras

  • ppcb
    Posted at 16:49h, 19 marzo Responder

    llevo leyendote desde el principio y me das mucha envidia,
    ojala pudiera hacer un viaje parecido algun dia.
    te escribo porque creo saber el motivo de la averia:
    despues de tantos km el amortiguador se va fatigando y al hacer tope
    el esfurzo del golpe se lo llevo el basculante,
    yo revisaria tambien el soporte superior del amortiguador al chasis y el subchasis(lo que aguanta de la parte trasera de la moto)buscando grietas.
    tambien decirte que es importante que regules bien el muelle(puede ser parte de culpa de la averia)

  • Moisés
    Posted at 22:20h, 19 marzo Responder

    Hola Charly.

    Increible relato…….Te envío mucho ánimo para continuar este maravilloso viaje.

    Un saludo desde Vigo.

  • Jose Luis
    Posted at 00:18h, 20 marzo Responder

    Siento no haberte leido antes, pero según tienes la pieza soldada abrazala con una pletina de 3ó4 mm ponle un tornillo pasante y tiras hasta otro sitio mejor. El problema es que el aluminio cuando se suelda pierde el tratamiento endurecedor y se queda dulce (blando). Lo he mirado en la mía y es factible. Si el amortiguador no está gripado y va suave notiene porqué influir la suspension en la averia. Suerte y adelante

  • actricesa
    Posted at 01:43h, 22 marzo Responder

    motoman!!!
    madre mia que de aventuras y desventuras, eh???
    la verdad que dan ganas de irse a bali una temporadita…
    por cierto en australia esta el primo surfero de olmo, si necesitas algun dato dime
    besos mil!!!!

  • paratito
    Posted at 09:20h, 23 marzo Responder

    Espero que este dia de reflexion forzosa te sirva para que cojas fuerzas para lo que se te avecina. Suerte,vista y al desierto.
    Mucha suerte.

  • Migueeee
    Posted at 19:30h, 23 marzo Responder

    Mucho ánimo Charly!!!!

    Te sigo desde que comenzó tu viaje (el viaje de todos) y cuando te leo siento que estuviera allí contigo, pasando las mismas alegrías y problemas… Cuánta envidia sana me das!.

    Verás como todo se arregla y puedes continuar con el viaje, por nuevos países, nuevos paisajes y nuevas aventuras que estaré deseoso de seguir leyendo…

    Mi Varadero también os saluda desde Madrid.

    Mucho ánimo!!!!!

  • Ramon
    Posted at 23:21h, 25 marzo Responder

    Charly eres un crack!
    Llevo casi 4 meses enganchado a tu aventura aunque nunca te había escrito nada. Solo desearte la pizca de suerte que siempre hace falta para que todo salga bién.

    Un abrazo!

  • DEBORAH
    Posted at 23:40h, 25 marzo Responder

    Hola guapo, voy a intentar ponerme al día y ver por donde andas. Max pregunta por tí y se muere por conocerte. Mil besos !!!

  • SINEWAN | Con la flor a Flores — El mundo en moto Sinewan
    Posted at 11:20h, 29 marzo Responder

    […] Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo anterior […]

Post A Comment