Charly Sinewan | Los doctores del camino. Microrelato
7409
post-template-default,single,single-post,postid-7409,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Los doctores del camino. Microrelato

Los doctores del camino. Microrelato

No suelo poner nombre a las motos, de hecho solo ha pasado una vez y fue por circunstancias que lo justificaron. Las motos siempre han sido el vehículo que me ha llevado de un sitio a otro y por tanto, me han permitido conocer muchas personas, que son las que tienen nombre. Por eso, es clave que mi moto funcione.

A veces para que esto suceda, aparecen unos anónimos personajes en el camino que se convierten en pieza clave del viaje. Luego pierden el anonimato y en muchos casos, se convierten en amigos pasajeros que empatizan con lo que está sucediendo, incluso más que mi entorno cercano. Estoy hablando de los mecánicos.

Han sido muchos estos años pero no puedo dejar de recordar a los mecánicos silenciosos de Malasia, a los generosos de Indonesia o a los impolutos de Angola. De todos ellos hablé en los relatos y no por la parte mecánica del asunto, más bien por el lado humano que todos ellos me mostraron. Ya sé que su trabajo es arreglar motos, pero lo de hacer sentir especialmente bien al cliente, es opcional. Y cuando se está solo, indefenso mecánicamente y tan lejos de casa, ese buen trato se recibe como una sopa caliente un día de nieve.

Contaba en el último relato que hace unos días tuvimos un accidente, que Gemma se empotró contra mi maleta derecha y ésta salió volando. La brusquedad del golpe retorció todos los anclajes de la moto y había que encontrar alguien que lo reparara. En Ranohira, una minúscula ciudad dentro del Parque Nacional de Isalo, paramos unos días. Allí pregunté por un taller: “Al final del pueblo, junto a la gasolinera”, me indicaron.

Mecánico en Ranohira

 

Jimmy es malgache, de origen asiático. Siempre lleva un pinganillo en una de sus orejas, un manos libre de un móvil que nunca sonó el tiempo que compartimos. Desconozco su historia pero me dio por pensar que el taller mecánico era de su padre, ya casi jubilado, y que Jimmy creció allí, aprendiendo desde pequeño el oficio familiar. Probablemente nada tiene que ver la realidad con esta historia, pero me resultó fácil de visualizar viendo a su hijo, un renacuajo que andaba siempre por el taller, jugando con cilindros y tornillos de camión.

Jimmy es, o al menos aparenta ser, muy bueno en su oficio. Su mayor virtud es que apenas habla, que solo observa, escucha y termina ejecutando. Tiene además esa paz asiática que tranquiliza al que está en sus manos. Porque los mecánicos, como los médicos, tienen dos funciones casi igual de importantes: Arreglar lo averiado y mostrar que saben como hacerlo, sin generar dudas.

Los soportes de las maletas estaban completamente doblados. Jimmy los observó, midió mentalmente y en cuatro golpes de soplete todo volvió a su ser. Quedó perfecto, literalmente. Viendo su maestría y lo divertido que era hacerle una visita al atardecer, aproveché para repetir y hacer un montón de esas pequeñas “ñapas” para las que nunca encuentro momento. Y como tantas otras veces, acudir a un mecánico estando de viaje, se convirtió en parte de éste, con todo lo bueno que eso conlleva.

De esto hace unos días. Estamos parados en Tulear mientras un nuevo ciclón nos pasa por encima. En breve reanudamos el camino, probablemente al sur.

Gracias p

4 Comments
  • JOS
    Posted at 22:19h, 06 febrero Responder

    Bien por Jimy!. Bien por Charly!. Siempre generoso con los demás.

  • Tarque
    Posted at 03:58h, 07 febrero Responder

    Geniales esos mecánicos que se implican en solucionarte el problema, no en poner excusas para no hacerlo.
    Pon a punto a la máquina y a tirar millas!

  • Daniel
    Posted at 06:10h, 07 febrero Responder

    Charly que envidia sana, muero por hacer km como.vos, cuando vengas a la argentina te acompaño!!! Suerte y siga con sí aventura!!!

  • Kerguelen
    Posted at 08:36h, 09 febrero Responder

    Gracias a ti por teletransportarnos Charly!!!

Post A Reply to Daniel Cancel Reply