Charly Sinewan | la vuelta al mundo
98
archive,paged,tag,tag-la-vuelta-al-mundo,tag-98,paged-4,tag-paged-4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

la vuelta al mundo Tag

Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo anterior

En un relajante jardín de una fantástica Guest house, en Pokhara, Nepal

No sé quién fue el “avispado” que cambió el nombre al “paseo por el campo” de toda la vida por el término “trekking”, pero si sé que el negocio fue redondo. Pokhara, el lugar en el que me encuentro, es la tercera ciudad más importante de Nepal y está volcada en dar servicio a miles de turistas principalmente europeos, americanos y japoneses que vienen aquí a eso, a hacer “trekking”. Hoteles, restaurantes, tiendas de deporte y agencias inundan las calles de la zona destinada a turistas, una amplia avenida frente a un lago rodeado de montañas hacen que aun estando en temporada alta, el lugar sea tranquilo y perfecto para descansar.

Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo anterior

En Delhi, en un ciber café de mi barrio.

Llevo dos semanas en India y ya hace casi lo mismo que mi ritmo de vida se adaptó al lento hacer local. Todo es extremadamente pausado menos el tráfico, frenético, peligroso y muy divertido. La anarquía y el caos reinan en las carreteras dando lugar a una sorprendente educación de los conductores y un resultado final posiblemente positivo, hay muchos accidentes pero teniendo en cuenta la que aquí hay montada, puede que pocos.

Vuelta al Mundo en Moto Sinewan. Capítulo anterior

En el salón de un hotel, en Bam (Irán), ciudad dentro de un oasis en mitad del desierto.

El viaje cambió rotundamente al cruzar la frontera en Irán, cambió disfrutar de moto por disfrutar de lo desconocido y por tanto de la aventura de avanzar. No todo ha sido bueno, el cuento terminó y tuve mis primeros problemas, la verdad es que por errores míos siempre.