Charly Sinewan | La última crónica desde Swakopmund, Namibia. Probablemente.
3765
post-template-default,single,single-post,postid-3765,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

La última crónica desde Swakopmund, Namibia. Probablemente.

La última crónica desde Swakopmund, Namibia. Probablemente.

Vuelta al Mundo en moto por etapas. Swakopmund, Namibia

Vuelta al Mundo en moto. Swakopmund

Tres de enero de 2013. 13.00 horas

Nueve días sin equipaje. De la desesperación he pasado a la frustración. Me niego a seguir así. Es momento de acabar con esta agonía. He perdido toda esperanza de recuperar el equipaje y la espera me estaba carcomiendo. Ya no podemos hacer más. Jan llama todos los días a la South African Airways y al aeropuerto de Johannesburgo donde pensamos que puede estar. Ninguna respuesta, ninguna pista. Yo ayer llamé a las oficinas de la compañía en Madrid. Al menos pude cagarme en ellos en mi propia lengua y eso me alivió. Pero nadie parece saber dónde está la puñetera maleta. Mi amigo José Manuel Porras que trabaja en Iberia ha movido todo lo posible e imposible en Barajas y tenemos la certeza que de Madrid sí que salió. Hoy me ha dado por pensar que quizá está en Londres. El vuelo desde Madrid se retrasó y después de un largo camino de terminal a terminal en Heathrow  llegué con el tiempo justo para enganchar el avión a Johannesburgo. La maleta probablemente no lo logró. La teoría sin embargo se tambalea porque han pasado nueve días y esa maleta llevaba una pegatina que indicaba su destino final. Por muy lerdos que sean parece imposible pensar que nadie se haya dado cuenta y allí siga.

El caso es que ya no puedo esperar más. En esa maleta además de un par de camisetas con valor sentimental y el propio petate que era cojonudo, venían piezas de recambio importantes para la moto y para el viaje. En el anterior tramo anduve con los rodamientos de la rueda trasera jodidos durante muchos kilómetros y me cargué algo del eje trasero que no sabría explicar. El caso es que para curarme en salud traía piezas de sobra. Esta mañana Jan ha llamado a BMW Namibia para ver si al menos tienen las que pensamos pueden ser clave. Una hora después ha llegado un fax con la lista. La mitad las tienen que pedir a Sudáfrica y la otra mitad a Alemania. Conclusión, mínimo una semana más de espera. El ruido que hace la rueda trasera es preocupante pero hasta Ciudad del Cabo tan solo tengo dos mil kilómetros. No hay mucho que pensar. No soporto la idea de estar una semana más parado. Me la juego, que sea lo que tenga que ser.

En la bolsa además venían dos juegos de pastillas y un kit de arrastre. Éste último aguanta con seguridad esos dos mil kilómetros. La encargada de recambios en la tienda de motos de Jan y Anja se llama Heidi. Ya somos colegas después de tantos días aquí con ellos. Buscamos juntos si tienen pastillas para mi moto. Sí que tienen. En el estante donde cuelgan los guantes de verano paso un rato probándome unos y otros hasta dar con unos que me valen y gustan. Los míos también venían en la maleta. Mario, hijo de Anja y encargado de la tienda, recuerda que tenía unos petates Givi que me pueden valer. Elijo uno de ellos. La cuenta va sumando, Jan me recuerda que la mano de obra no me la piensa cobrar y que en todo lo que compre me hace un treinta por ciento de descuento. Por no hablar de que llevo casi una semana durmiendo en su casa, comiendo su comida y bebiendo su vino. Si esta putada me sucede sin ellos me habría pasado nueve días en un hostel y probablemente tarde o temprano habría asesinado a un macutero. Aquí la espera se ha hecho muy agradable. Pero ya está bien, el sábado me voy.

Son las tres de la tarde. Jan mira su reloj.

–    ¿Quieres que metamos la moto en el taller ahora?, cambiamos las pastillas y le damos un repaso general.
–    Pensarás que estoy un poco zumbado, pero aún tengo un mínimo de esperanza. Dejemos esa puesta a punto para el último momento. ¿Te parece?
–    Claro claro, tú mismo…

Decido dar una vuelta y airearme que lo necesito. La espera ha sido agónica. Los días que llevo en Swakopmund apenas he disfrutado. He pasado la gran parte del tiempo pendiente del teléfono y del mail. Sin embargo ahora parece que todo empieza a fluir. El simple hecho de tomar la decisión de dar por perdida la maleta me anima y parece que me libero. No es que ya no me importe haber perdido un montón de cosas y tener que irme con la moto en dudosas circunstancias, pero de alguna forma me he liberado y es como si el viaje por fin acabara de comenzar.

Aparco la moto en la playa. El paseo marítimo está lleno de gente. Una enorme carpa alberga cientos de personas que beben y escuchan música. Es un concurso de pesca, me acerco al estante y observo como pesan las presas y apuntan el peso en una pizarra. Pido una coca cola y sigo observando. Todos son blancos. En Namibia blancos y negros se mezclan poco, viven en aparente armonía pero las secuelas del apartheid flotan todavía en el ambiente. Los blancos viven en zonas residenciales completamente occidentales y los negros en suburbios periféricos. Swakopmund fue colonia alemana hasta después de la primera guerra mundial que pasó a manos inglesas. Sin embargo mantiene la arquitectura alemana y aunque el inglés es la lengua oficial el alemán se mantiene. Además del afrikáner y las lenguas nativas.

El guionista me manda un mensaje codificado. Estoy a miles de kilómetros de casa pero el dj decide pinchar “ Aserejé”, de las Ketchup. No me jodas. Salgo de la carpa sonriendo y sigo paseando por el paseo marítimo. Meto la mano en el bolsillo y saco el iphone. Tengo un mail nuevo. El remitente es un tal Nacho Conde. Ni idea de quién es. En el asunto leo “maleta perdida”. Hostia…

Cuatro de enero de 2013. 14:10 horas

El aeropuerto de Walvis Bay es el  más cercano a Swakopmund. El ingeniero que lo diseñó no tuvo que romperse mucho el cráneo. Se encuentra en una planicie desértica sin más obstáculos que algo de arena y polvo. Una pequeña construcción de una planta alberga lo mismo que cualquier otro aeropuerto del mundo pero en miniatura. Los aeropuertos no son parte de los países, son una especie de nación independiente en la que se manejan los mismos códigos estéticos y las mismas normas. Estés donde estés. En este caso el diminuto tamaño lo hace un poco especial pero en definitiva es lo mismo que cualquier otro. Cuartos de baño, cafetería, un par de mostradores donde facturar, una máquina de esas que envuelve en plásticos el equipaje y una minúscula sala de espera para los vuelos que llegan. Ahí aguardamos que abran las puertas. No esperamos a nadie, sólo un equipaje.

La maleta estaba en Londres. Ahí estuvo nueve días con una etiqueta que indicaba Windhoek como destino final. Tiene narices el asunto. Nacho Conde resultó ser un efectivo trabajador de la South African Airways en Madrid. Quizá el milagro se ha producido porque cuando hace un par de días hablé con ellos me puse serio en castellano. Quizá hay que cabrearse para que la gente haga lo que tiene que hacer. O quizá los trabajadores de la misma compañía en Namibia son unos ineptos y los de la oficina de Madrid no. O puede, y esto es casi seguro, que mi amigo José Manuel insistió en Barajas y volvieron a activar el track de la maleta y por eso la pudieron localizar. Sea  por lo que sea el caso es que ayer al salir de la carpa después de escuchar “Aserejé” se produjo el milagro. Nueve días después de haber llegado y apenas un par de horas después de haber tirado la toalla, alguien por fin parecía saber algo de mi maleta.

Se abren las puertas, la cinta empieza a rodar. Una maleta, dos maletas, tres maletas…

Bingo!!!!!!

Cinco de enero de 2013. 15:40

Escribo en un ciber de Swakopmund con las uñas de los dedos negras. Hace una hora escasa hemos terminado de montar la moto. Esta mañana el mecánico de Jan ha amanecido malo y no ha venido a trabajar. Nos ha tocado a nosotros montar las piezas. El caso es que ya está. La moto está perfecta, el sonido ha desaparecido y si todo va bien mañana salimos de viaje.

Primer objetivo Ciudad del Cabo. Dos mil kilómetros de pistas por medio, un desierto, la duna más alta del mundo, el Fish River Canyon (segundo cañón más grande del mundo) y una ruta por Sudáfrica que aún no he decidido pero que me tiene que llevar allá donde se juntan los dos océanos. Luego ya veremos.

Mañana por fin estaremos en ruta, se acabaron los vídeos chorras esperando al equipaje. Gracias de nuevo por estar ahí apoyando. Si os apetece estaré encantado de que me acompañéis. Abrazo, compañeros de viaje.

 

37 Comments
  • Gabriel
    Posted at 17:04h, 05 enero Responder

    Los Reyes Magos te han hecho su regalo. A proseguir viaje con ese ánimo que demuestras. Para mi es muy gratificante hacer el viaje acompañándote en la distancia a través de tus crónicas. Un abrazo.

  • VictorEscipion
    Posted at 17:24h, 05 enero Responder

    Me alegro un huevo tron…!

  • Raúl
    Posted at 18:17h, 05 enero Responder

    Grande amigo! Ya verás como todo empieza a enderzarse y pronto ni te acordarás de este episodio. Los Reyes Magos te traen el inicio de tu viaje, tarde pero seguro que con más ganas que nunca….
    Mucha suerte y cuídate. Un abrazo
    Raúl

  • Ventura
    Posted at 18:26h, 05 enero Responder

    Joder tío que nervios, encima para mas suspense nos haces leer el Bloc para saber la noticia.
    Que de ahora en adelante se te de todo muy bien como siempre.
    ¡¡Que disfrutes!!

    Besos..

  • Jose M . Porras
    Posted at 19:03h, 05 enero Responder

    Anda tira!!! Q me vas a emocionar….

  • Roberto Naveiras
    Posted at 19:03h, 05 enero Responder

    Ese es mi niño! venga, a moverse y a contarlo (por favor)

  • Pepe Yanes
    Posted at 19:09h, 05 enero Responder

    Se acabó el tormento de la puñetera maleta ¡A disfrutar la carretera!
    Feliz año, feliz viaje

  • Anónimo
    Posted at 19:41h, 05 enero Responder

    Alguien ha tenido su”regalo de reyes. Y ahora ya podemos reirnos a gusto del tema. Seguro que no te cabe la sonrisa en la cara

  • MaD
    Posted at 20:10h, 05 enero Responder

    Seeeeeee!!!! ole, ole y oleeeee por el tal nacho o quien coño la haya movido hasta allá. Venga va, tiramos para ciudad del cabo!

  • Aitor
    Posted at 21:05h, 05 enero Responder

    Aupa Charly!! ya esta! todo pasa y todo llega, hora toca disfrutar
    ( no me ves por el retrovisor, pero voy detras tuyo… sigue contandolo por favor)

  • Noé Llegatardesiempre
    Posted at 22:19h, 05 enero Responder

    Lo del guionista empieza a parecerme algo real. Síndrome de estocolmo?

  • Anónimo
    Posted at 23:45h, 05 enero Responder

    Qué alegrón me acabas de dar, Charly! Genial por José Manuel!
    Y límpiate las uñas! 😛
    Un besote!

  • Ayram
    Posted at 23:50h, 05 enero Responder

    Joder macho, que alegría.

    Para 2015 nos hacemos la panamericana juntos. XD. Un abrazo!!

  • Anónimo
    Posted at 23:54h, 05 enero Responder

    El último anónimo soy yo (Crispy) a ver si a la próxima lo hago bien y sale mi nombre… O:-)

    • Charly
      Posted at 12:23h, 12 enero Responder

      Gracias por escribir anónima Crispy. Jaja, un besazo!

  • Carlos Llabrés "Coco"
    Posted at 01:41h, 06 enero Responder

    Yo creo que sigues con la flor en el culo, lo que pasa es que a lo mejor te olvidaste de regarla.
    Me alegro mucho de que por fin llegara el petate. Salir con la moto en ese estado hubiera sido muy arriesgado.
    Un abrazo!!!

    • Charly
      Posted at 12:22h, 12 enero Responder

      La verdad es que viendo el camino, sí que lo era. Una suerte haber esperado tanto, una buena flor sí. Abrazo Coco

  • Anónimo
    Posted at 03:01h, 06 enero Responder

    El gionista te esta haciendo sufrir jaajja saludos desde mendoza argentina!!!

    • Charly
      Posted at 12:22h, 12 enero Responder

      Mendoza… qué buen lugar! abrazo

  • Aitor
    Posted at 07:21h, 06 enero Responder

    Joé, que alegrón!!! Yo no perdía la esperanza de que apareciese, pero cuando dijiste que salías el sábado, empecé a dudar… Esto marcha, tío!! Ya te vale de vacaciones y dale cañaaaa!! Y sobre todo, disfruta y haznos disfrutar…

  • Koper
    Posted at 17:58h, 06 enero Responder

    ke guay, asi da gusto, ya era hora, animo!

    • Charly
      Posted at 12:21h, 12 enero Responder

      gracias Koper!

  • Anónimo
    Posted at 20:13h, 06 enero Responder

    ¡Aleluya! Quique.

  • paratito
    Posted at 20:40h, 06 enero Responder

    Si es queeee…… hasta que no te has puesto en plan farruco no ha aparecido la dichosa maleta.
    Bueno, ahora a pensar en el viaje.
    Suerte que esperaste al ultimo momento para ir al taller.
    Buen viaje compañero!!!!

    • Charly
      Posted at 12:21h, 12 enero Responder

      Al final todo volvió al cauce de la habitual buena suerte. Supongo que hay que tener mala de vez en cuando para valorar la buena. Gracias por seguir por aquí. Abrazo

  • Antonio
    Posted at 21:55h, 06 enero Responder

    Me alegro un montón de por fin estés en ruta, a partir de aquí, ya veras que todo va de cine, y yo espero poder verlo y leerlo. Mucho animo.

  • Niviene
    Posted at 22:10h, 06 enero Responder

    Olé!!! Por fin en marcha y con tu preciada maleta. Mucho ánimo, no hay mal que por bien no venga.

  • Francisco Perez Saavedra
    Posted at 23:45h, 06 enero Responder

    anda empieza ya con el viaje k te se acaban los dias ,y busca unos cuantos sandiriam,un saludo y mucha fuerza

    • Charly
      Posted at 08:33h, 12 enero Responder

      Poco Sandiriam en Namibia, la densidad de población es muy baja. Pero ya llegarán, ya.

  • SAMURAI
    Posted at 12:22h, 07 enero Responder

    Buen viaje, Charly, estamos contigo

  • Ger
    Posted at 15:39h, 08 enero Responder

    Mucha suerte Charly , seguimos disfrutando de tus andanzas . German Guntern de Argentina .

    • Charly
      Posted at 08:30h, 12 enero Responder

      Hola German, me alegra mucho saber que andas por aquí. Como siempre. Abrazo

  • vicente
    Posted at 13:30h, 09 enero Responder

    Me emociona leerte como el primer día amigo, espectacular lo que te espera por delante en moto, que envidia ….de la buena claro!!DISFRUTALO y cuentanoslo.Buen viaje y un abrazo.

    • Charly
      Posted at 08:29h, 12 enero Responder

      Abrazo amigo, nos vemos a la vuelta.

  • Carlos Navia
    Posted at 00:10h, 10 enero Responder

    Mientas leía tu crónica deseaba que en líneas posteriores me encontrara la gran noticia de la malograda maleta. Me alegro por ti, por tus enseres personales pero sobre todo porque con esto una vez más se demuestra que su deseas y luchas por algo con cabeza y corazón tus probabilidades de conseguirlo pueden ser muy GRANDES!
    Tan grande como tú querido tocayo!
    Mucha suerte y ya sabes: te seguimos desde la distancia cómo si llevaras un trozo de nuestra parte más aventurera dentro de ti!
    1 abrazo.

    • Charly
      Posted at 08:29h, 12 enero Responder

      Encantado de compartirlo tocayo. Abrazo y gracias por el apoyo.

  • Juan Alvarez Gomez
    Posted at 12:40h, 13 enero Responder

    SIGUE ADELANTE Y JAMAS PIERDA LA ESPERANZA Y RECUERDA !SIEMPRE HAY ALGUIEN DISPUESTO A ECHARTE UNA MANO Y PENSANDO EN TI! ADELANTE!!!!!!!!!!!

Post A Comment